Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Macri repatriará los $ 18 millones que declaró en las Bahamas

Tras la revelación de su última declaración jurada, el Presidente adelantó que comprará bonos. La incógnita es si seguirán su ejemplo los ministros con dinero fuera del país

Mauricio Macri fue a la sala de prensa e hizo el anuncio informal sobre la repatriación de su dinero

Mauricio Macri fue a la sala de prensa e hizo el anuncio informal sobre la repatriación de su dinero

Mauricio Macri anunció que repatriará los $18,7 millones que tiene depositados fuera del país, que comenzaron en una cuenta en el Merrill Lynch y terminaron el año pasado en las Islas Bahamas. Ese dinero en el exterior (su equivalente en dólares a cotización del 31 de diciembre de 2015) fue consignado en su declaración jurada como Presidente ante la Oficina Anticorrupción (OA), revelada la semana pasada por este diario.

“He dado la orden al administrador para que radique el ahorro ese que tengo en la Argentina”, contó ayer el Jefe de Estado, como al pasar, en una charla en la Sala de Periodistas de la Casa Rosada ¿A quién se refirió Macri? En el Gobierno aclararon, más tarde, que quien recibió el mandato fue el banco de inversiones y no el administrador del “fideicomiso ciego” (Sociedad Fiduciaria S.A.) que administra sus acciones y con quien no puede hablar. El resto del patrimonio presidencial, incluyendo esa cuenta en el exterior, no es manejada por un tercero.

“¿Qué me recomendás?”, le retrucó a la profesional Liliana Franco cuando lo consultó en qué los invertirá. Y Macri aceptó el consejo: “Posiblemente compre letras del Tesoro argentino para confiar en que este proceso de recuperación de la Argentina va a ir cada vez mejor”.

Minimizado el tema por el Presidente, al menos esa fue la intención del anuncio, días atrás cayó como un baldazo de agua fría la revelación de la duplicación de su patrimonio de $ 52 a 110 millones, al valuar ahora su paquete accionario, más la aparición de esa cuenta en Bahamas, no sólo un paraíso fiscal sino donde se radicó la offshore Flag Trading que lo involucró en el escándalo internacional de los Panamá Papers. Y justo un día antes de que Macri anunciara el blanqueo con el que su administración espera repatriar fondos no declarados.

A diferencia de los que busca ahora el Gobierno, los $ 18,7 millones presidenciales no precisan ese “sinceramiento fiscal”, tal el rótulo del relato oficial. Como también informó El Cronista, Macri aclaró ayer la razón de la aparición de ese dinero en Bahamas, cuando a comienzos de 2015 estaba repartido entre Estados Unidos y Suiza. “Siempre estuvieron en el mismo banco pero el banco en que tenía la cuenta lo compró otro. Yo tenía cuenta en Merrill Lynch y lo compró Julius Baer”. Ahí sobrevino, según la aclaración presidencial, el cambio de domicilio.

Más allá de la justificación, en medio del pedido para que otros traigan sus fondos en el exterior, en Balcarce 50 se evaluaba el ejemplo de Macri. “Estamos haciendo un llamado para que todos los ahorros de los argentinos que se fueron al exterior por desconfianza sean repatriados”, había explicado la noche anterior el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, en una entrevista en el programa de TV “Día Cero”. Y aclaró: “Los funcionarios deben ser los primeros en tener ese gesto”.

Ahora bien: Macri no es el único con dinero en el exterior. Ayer en la Rosada le preguntaron si reclamaría el mismo gesto a sus ministros, como la campaña de “pesificación” de su antecesora Cristina Fernández de Kirchner. “Cada uno tiene que hacer lo que le parezca que le conviene, yo lo hago porque confío en el futuro del país”, replicó, casi obligando a seguir sus pasos.

Justo ayer venció el plazo en la OA, que comanda Laura Alonso, para que los funcionarios declaren su patrimonio. Ahora el organismo se puede tomar unos días para difundirlas. Junto a la del Presidente, del gabinete, sólo están disponibles los documentos de cuatro ministros, dos de los cuales admitieron tener una cuenta corriente en los Estados Unidos. Primero, Germán Garavano (Justicia) consignó $ 1.244.828 de un total de bie nes por $ 4.665.202. Consultadas sus voceras, no confirmaron si seguirá el ejemplo presidencial.

Y, en segundo lugar, Esteban Bullrich (Educación), quien, entre acciones tecnológicas en Netflix, Google, Amazon y Apple, apuntó $ 232.920 en el exterior de un patrimonio de $ 2.061.487. “No lo tiene previsto”, señalaron cerca suyo.