Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Macri reparte $ 20 mil millones para agua y cloacas en el Conurbano

Ya hay 93 licitaciones de Aysa para obras en municipios bonaerenses, en especial del PJ. Calculan que habrá empleo, en campaña, para 120 mil obreros

"Sólo el 73% de la gente tiene agua corriente. Nos comprometemos a que en los primeros 4 años de gobierno, el 100% tenga este recurso. Ese es nuestro compromiso para acá y para todo el país". Desde La Matanza, esa fue la promesa de Mauricio Macri junto a María Eugenia Vidal, el pasado septiembre, cuando ni él era Presidente ni ella, gobernadora bonaerense. Más allá de honrar a su palabra, con las frases que en campaña suelen ser volátiles, la Casa Rosada apostó a un ambicioso plan de obras en el Conurbano con un reparto de poco más de $ 20 mil millones. El objetivo, nada disimulado en despachos oficiales: saturar los barrios, en especial los distritos gobernados por el peronismo, de carteles de obras, con la firma de Nación, en el prólogo de las legislativas del 2017.

Desde abril, con la apertura de ofertas para una obra en Esteban Echeverría por $ 62 millones, Aguas y Saneamientos Argentinos (Aysa), a cargo del también secretario de Obras Públicas, Daniel Chain, inició el proceso licitatorio de 93 obras por un monto total de
$ 20.688.379.034. Estos fondos, gestionados a través del ministerio de Rogelio Frigerio, son independientes de las inversiones anunciadas por la administración de Vidal.

"Vamos a romper todo el Conurbano, literalmente", recogió Infobae del mega-plan en la Casa Rosada. Y, en plena campaña, con la sucesión de carteles llegaría también la mano de obra: ante este diario estimaron entre 80 mil y 120 mil obreros trabajando en época electoral. Y justo en el epicentro de la caída que está sufriendo la imagen presidencial, el Gran Buenos Aires, luego del Tarifazo.

Frente a un peronismo dividido, entre kirchnerismo y "moderados", con el temor de una confluencia con los renovadores de Sergio Massa, en Balcarce 50 apuestan no sólo a la construcción de candidatos propios. A excepción de Elisa Carrio, el resto de los postulantes que suenan son ministros sin demasiado kilometraje aún en territorio bonaerense, como Carolina Stanley (Desarrollo Social), Esteban Bullrich (Educación) y Jorge Triaca (Trabajo); sumados al comodín de la primera dama Juliana Awada.

"No repartimos las obras discrecionalmente como en el kirchnerismo", se jactan en la oficina que supo ocupar el hoy detenido José López. El ranking podría darles la razón, si bien hay que considerar que el déficit de servicios que viene a cubrir Aysa es más grande en el sur que en la zona norte. Por eso Tigre, San Isidro, Vicente López y San Fernando son los distritos que menos fondos reciben.

En cambio, el peronista del Grupo Esmeralda, Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), fue el más beneficiado con $4376 millones. Lo secunda la matancera Verónica Magario, que suele quejarse que Vidal no la recibe y ahora hasta impulsan dividir su populoso distrito, con $2771 millones. Igual logró la obra más cara: una planta depuradora en Laferrere con un estimado de $2572 millones.

Recién en tercer lugar aparece un PRO(pio): el quilmeño Martiniano Molina con $3475 millones.

Siguen el Esteban Echeverría de Fernando Gray (PJ) con $ 2245 millones; el Almirante Brown del (ex) sciolista Mariano Cascallares con $ 1125 millones; y el Lanús de otro macrista, Néstor Grindetti, con $ 578 millones.