Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Macri remarcó el "enorme esfuerzo" para poner fin a la pelea con los buitres

El mandatario se mostró confiado en que más holdouts acepten la oferta local y en que se logrará derogar la ley Cerrojo en el Congreso. Inflación y paritarias en la mira

El presidente Mauricio Macri remarcó el "enorme esfuerzo" que hizo la Argentina a los fondos buitres, a fin de solucionar el conflicto con la deuda abierto en la justicia de Nueva York y cuya resolución es vista como condición indispensable para la vuelta del país a los mercados internacionales.
"Sentimos que hemos demostrado seriedad, coherencia, en función de terminar con el conflicto. Sentimos que hemos hecho un enorme esfuerzo", enfatizó el Presidente en una entrevista con la agencia de noticias AFP, en la que se le consultó sobre si su gobierno podría mejor la propuesta de pago tras la reacción negativa de NML Capital y Aurelius.
Macri destacó que se lograron "acuerdos con muchos holdouts" (ver pag. 2), por lo que se manifestó "optimista" respecto de la resolución del conflicto.
"Hemos podido cerrar con una mayoría. El juez (Thomas Griesa) tomó nota. Sigo siendo optimista", agregó en referencia a la negociación abierta, en la que el país ofertó pagar u$s 6500 millones de una deuda cercana a los $s 10.000 millones. Por el momento, la oferta fue aceptada por algunos fondos y bonistas europeos.
En la previa a recibir desde mañana la visita de su par francés, Frannçois Hollande, la deuda en mora es la cuestión internacional clave.
Griesa falló en 2014 en contra de la Argentina en el proceso abierto por los fondos que no ingresaron a los canjes de deuda del 2005 y el 2010, pero tras la oferta lanzada por la administración Macri, el magistrado dio una señal positiva hacia el nuevo gobierno. Aunque le reclama que se elimine la llamada ley Cerrojo, que es la que impide mejorar el pago a los holdouts por encima de lo que se les pagó a los bonistas, 93% del total de quienes tenían títulos en default, que sí aceptaron el canje.
El jefe del Estado se manifestó confiado en que en el Congreso, a pesar de que la oposición de distintos signos ocupa la mayoría en el Parlamento, se obtendrán los votos necesarios para derogar esa ley, con el acompañamiento de "los que comparten que Argentina debe terminar con sus conflictos, que vuelva al mundo, que acceda al financiamiento".
Además del capítulo deuda, AFP le preguntó a Macri cómo se define políticamente, si es de derecha, a lo que el mandatario respondió: "la división del siglo XXI está entre aquellos que logran soluciones para que la gente viva mejor y aquellos que no. ¿Ejemplos? Han hecho transformaciones Bill Clinton, Fernando Henrique Cardozo, Alvaro Uribe y Nelson Mandela".
En ese marco, expuso que comparte "la agenda del siglo XXI de lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, con interés en el cambio climático".
Remarcó la nueva era de vínculos "maduros e inteligentes", como gusta definirlos, y ejemplificó con las visitas del primer ministro italiano Matteo Renzi, la de Hollande y la que cumplirá el presidente estadounidense, Barack Obama, el 23 y 24 de marzo próximos.
Además, reafirmó que su estrategia para recuperar las islas Malvinas en el diferendo con el Reino Unido será "a través del diálogo".
"Se lo dije a (primer ministro David) Cameron. No renunciamos a lo que creemos que es nuestro, pero estamos dispuestos a sentarnos a una mesa incluyendo todos los temas, como hace España (pese al conflicto por Gibraltar)", destacó.
En cuanto a la economía doméstica, y en medio de los anuncios de paros y marchas gremiales tras la devaluación del peso que ya acumula 36%, la escalada inflacionaria y su impacto en los bolsillos, Macri comentó que los pedidos de mejoras salariales "se va a ve caso por caso en cada sindicato".
"Pero en las reuniones con los sindicalistas que he tenido, han mostrado vocación de colaborar", comentó.
Y reafirmó que el foco de su gobierno "está puesto en bajar la inflación", de más de 30% anual en 2015. "Tenemos el objetivo de que el segundo semestre sea más baja, preparándonos para una reducción importante el año que viene y aspirando a que antes de tres años esté en un dígito", manifestó.
La agencia de noticias internacional aprovechó el contacto con el Presidente para hablar sobre sus primeras armas como dirigente futbolístico. "El fútbol me abrió muchas puertas", señaló Macri, para quien es un deporte permite "tener puentes" y amistades. Y recibirá a Hollande en el estadio de Boca Juniors.