Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Macri relanzó en Davos las relaciones de la Argentina con Gran Bretaña y Estados Unidos

El Presidente mantuvo sendos encuentros con David Cameron y Joe Biden, en los que primó la búsqueda de una agenda más amplia. El objetivo es poner todos los temas sobre la mesa

por  WALTER BROWN

Enviado especial. EL CRONISTA EN DAVOS
0

El vicepresidente Joseph Biden, flanqueado por Mauricio Macri y el diputado Sergio Massa

El vicepresidente Joseph Biden, flanqueado por Mauricio Macri y el diputado Sergio Massa

La satisfacción se le colaba en el rostro, en medio de signos inocultables de agotamiento. El presidente Mauricio Macri acababa de concluir el que, hasta el momento, fue el día más relevante de su administración. Atrás quedaban diez horas de una agenda intensa que comenzó con anuncios de inversiones para el país y concluyó con promesas de visitas y cooperación de diferentes gobiernos. Pero, sobre todo, dos reuniones claves para cumplir con uno de los grandes objetivos del viaje: reposicionar a la Argentina en el concierto mundial. Por un lado, el mitin que mantuvo con el primer ministro británico, David Cameron, que significó el primer encuentro de mandatarios de ambos países desde la guerra de Malvinas. Y por el otro, el cónclave con el vicepresidente de los Estados Unidos, Joseph Biden, una potencia de la que había tomado distancia la Argentina durante la gestión kirchnerista.

La cumbre con Cameron tuvo lugar al mediodía, en la habitación 477 del hotel Belvedere. Macri llegó allí con premura, luego de la batería de reuniones con empresarios que inició cuatro horas antes en el Centro de Convenciones, del Foro Económico de Davos. Acompañado por la canciller Susana Malcorra, el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; su vocero Iván Pavlovsky y el diputado del Frente Renovador, Sergio Massa; se dirigió rápidamente hasta el ascensor que lo debía depositar en el cuarto piso, donde lo aguardaba la delegación británica. Pero la cantidad de integrantes de la delegación que intentaron subir al mismo tiempo, le jugó una mala pasada. Finalmente, luego de algunos intentos por no superar el peso permitido, fue Pompeo quien debió cambiar de ascensor para que el ingreso no siguiera demorándose. Ya en la habitación 477, se sentó a la izquierda de Cameron y se mostró relajado. "Acá estamos para hablar de todos los temas, tenemos mucho tiempo", le dijo en inglés Macri a Cameron, quien recibió de buen agrado el convite. El momento, captado en la habitación por El Cronista, marcó el inicio de un diálogo que se extendió por veinte minutos con los representantes de ambas delegaciones y en el que no faltaron las bromas, según indicaron los asistentes. En el pasillo aguardaba el resto del staff argentino, incluyendo al médico Hugo Esteva, quien infiltró a Macri antes de emprender el viaje a la ciudad suiza, para evitar que sufriera dolores por la fisura que padece en una de sus costillas. A ellos se sumaron luego los funcionarios que estaban en la habitación, para permitirles a los mandatarios tener dos minutos a solas.
Distendido, Macri salió del encuentro y le comentó a este diario su satisfacción por el resultado. "Fue una reunión constructiva. Hay vocación de comenzar una relación en la cual se pongan todos los temas sobre la mesa bajo un paraguas". Caminando hacia el ascensor, le pasó la palabra a Malcorra, quien reveló que "básicamente la propuesta del Presidente es que tenemos que abrir el diálogo en todos los temas que tenemos en común. Por supuesto puede ser que algunos temas se muevan más rápido pero ninguno está fuera de la mesa. Sobre esa base vamos a empezar a trabajar. Ahora tenemos que armar una agenda que incluye una visita de una delegación del Reino Unido a a la Argentina y los distintos temarios que tenemos que seguir, un compromiso de tiempos".

"Los temas -retomó Macri- son la lucha contra el narcotráfico, la corrupción, el cambio climático, el apoyo para el desarrollo financiero de la Argentina en los próximos años y el desarrollo de infraestructura".

"¿Y Malvinas?", le preguntó El Cronista. "Por supuesto, va a estar en la mesa de conversación‘”, remarcó. Horas más tarde, el gobierno británico dio un comunicado con su parecer sobre la reunión, asegurando que sostendrá sus derechos sobre las islas (ver pág. 3).

La cita con Biden tuvo lugar una hora y media después, tiempo durante el cual Macri se reunió con periodistas y empresarios de medios extranjeros que lo consultaron por la discusión con los holdouts, un tema que al Gobierno le interesaba hacer llegar a los oídos de la administración Obama. Sin embargo, no fue Macri quien se lo transmitió a Biden, en la reunión que mantuvieron en el hotel Intercontinental, sino Massa, quien comentó que aprovechó un momento ameno de la charla para deslizarlo. "La Argentina tiene que ser un socio de los Estados Unidos en la región", señaló Biden. "Para ello sería bueno que nos ayuden", apuntó Massa.
El funcionario estadounidense se mostró muy a gusto con Macri, al punto que le dio el teléfono de su rancho, para que lo llamara de ser necesario. Durante la conversación hablaron sobre la necesidad de avanzar en una agenda de trabajo conjunto. "Lo más importante para ellos era el narcotráfico, terrorismo, cambio climático, las nuevas energías”, dijo el Presidente y agregó que “quieren iniciar una nueva etapa, una relación constructiva, madura, pragmática, en la cual reconocen en la Argentina un liderazgo futuro importante. Todos están apostando a que la Argentina tendrá una etapa de crecimiento y que es bueno para la región”.

“Lo que Biden decía también es que este nivel de aislamiento que tiene el continente americano respecto a Europa, Oriente Medio, Asia también le da un valor hoy. Tenés un bloque entero que no tiene conflictos raciales, religiosos. Es muy valioso en la lucha que hay contra el terrorismo”, subrayó.

El Presidente prefirió que la posición de su administración en el tema de los fondos buitre sea expuesta a EE.UU. por el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, en la reunión que mantuvo con el secretario del Tesoro, Jack Lew (ver pág. 4).

Fue uno de los puntos alto de una agenda que, en su costado político, incluyó encuentros con el primer ministro de Francia, Manuel Valls, quien prometió que el próximo 25 y 26 de febrero el presidente Francois Hollande realizará una visita de Estado a la Argentina, acompañado por una comitiva de 130 empresarios interesados en hacer negocios en el país y 40 periodistas. También con los mandatarios de Irlanda, Enda Kenny, y Holanda, Mark Rutte, acompañado por la reina Máxima Zorreguieta, quien por la mañana había tenido una charla con el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger.

A la cita de Macri con Rutte y Máxima asistió la primera dama Juliana Awada. Macri se mostró muy interesado en el conocimiento holandés del manejo del agua y su tecnología para la realización de canales y la prevención de inundaciones.

Finalmente, mantuvo un encuentro con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, con quien habló de incrementar el intercambio comercial, inversiones, cooperación en seguridad e inteligencia, así como de trabajar en ciencia y tecnología y de proyectos específicos en aumento de producción agroaumento de producción agropecuaria en zonas desertificadas. También, señaló Peña, sedefinió realizar "una reuniónconjunta de los dos gabinetes arealizarse en Israel o la Argentina". En cambio, indicó, "no setocó el tema Irán, ni la causa deNisman".