Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Macri redobla su presión para ganar mercados en el exterior

El Presidente exigió no desatender ningún frente, y para eso concedió que la Cancillería tome más protagonismo sobre asuntos comerciales y sobre la Agencia de Inversiones.

Macri redobla su presión para ganar mercados en el exterior

Sin Susana Malcorra al frente de la Cancillería, la Jefatura de Gabinete asumió una “conducción nítida” del ministerio a cargo de los asuntos exteriores, al que se le está exigiendo un “servicio eficiente” para detectar y concretar las oportunidades de inversión y comercio exploradas en el año y medio que lleva el gobierno macrista.

El flamante canciller, Jorge Faurie, recibió órdenes expresas de convertir los ofrecimientos y diálogos mantenidos con otras naciones y bloques en negocios, y si bien no se pusieron fechas, se le aclaró que no aceptarán dilaciones. Para ello se teje una reingeniería del ministerio, con el desembarco de hombres cercanos al presidente Macri.

En el entorno de Faurie comulgan con el mandato de la Casa Rosada y aseguran que la política exterior debe ser “multifacética”, dispuesta a “atender todos los frentes al mismo tiempo” y a la “flexibilidad para adecuarse a distintas realidades”. Si algo caracterizó la gestión Malcorra, fue la plétora de indefiniciones comerciales.

Los mercados

En el poliedro que tiene en su mente el canciller hay lugar para explorar todas las latitudes: el acuerdo comercial con la Unión Europea (UE), la integración a la Alianza del Pacífico, África y el sudeste asiático, sin descuidar el trato con los Estados Unidos, China, India y Japón.

Sin embargo, la prioridad del Gobierno está en la región, para reafirmar el Mercosur como espacio regional de integración, y desde allí avanzar en el acuerdo de asociación comercial con la UE, por el que el Presidente bregará durante el discurso que dará el 6 de julio ante el Parlamento que sesiona en Estrasburgo.

“Europa debe definir hacia dónde lleva sus corrientes de comercio, el Gobierno lo sabe y Macri va a remarcar la importancia de contar con un socio natural de casi 400 millones de habitantes, como lo es América latina”, adelantó una fuente gubernamental.

En Casa Rosada se mantiene la expectativa de sellar el acuerdo político que siente las bases del futuro intercambio de bienes y servicios en diciembre –tal vez, durante la Cumbre Ministerial de la OMC, por celebrarse en Buenos Aires. “Si firmamos el acuerdo, será una señal clara para los que hacen comercio e inversiones empiecen a posicionarse acá”, evalúa el equipo de política exterior.

El acuerdo enfrente resistencias: el ingreso de productos agroindustriales podría ser el golpe mortífero para el sector agrícola polaco o francés. Y de este lado del océano Atlántico también se acusará recibo: como definió un funcionario con llegada a Macri, “hay qué poner en la mesa qué se gana y qué se pierde, y pensar nuestros sacrificios, pero que, en la suma total, nos ayude”.

En el mediano plazo, la visita que el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, hará en agosto a Buenos Aires también plantea la oportunidad para el Gobierno de discutir las relaciones comerciales, donde hay temas sensibles, como la disputa por el biodiesel argentino, denunciado en la Justicia de ese país.

La nueva conducción de la Cancillería se plantea a futuro una discusión sobre el modelo de unión aduanera con el que se rige el Mercosur, y se permiten criticar a las excepciones que han “perforado” el arancel común externo. “En algún momento debemos trabajar sobre esta realidad”, avisó una encumbrada fuente del Palacio San Martín.

Personajes que regresan

Faurie llegó con la tarea de reformar la Cancillería para volverla más moderna y eficiente. El plan de reforma que teje, con intervención del vicejefe de gabinete, Mario Quintana, y el ministerio de Modernización, dará al ministerio un perfil más económico, con la respectiva injerencia en esas áreas. “La era del diálogo político puro está superada; cualquier diplomacia sin contenido comercial no es efectiva”, explican en Cancillería.

El trabajo por venir tiene sus fases ad intra y ad extra: si bien permanecerán las cuatro secretarías concebidas al interior del ministerio, se espera una “reformulación de nombres” y la supresión y fusión de subsecretarías para que los aspectos políticos y económicos de funcionen en perfecta sincronía y se evite la “excesiva indefinición” por la que naufragaban los expedientes y la toma de decisiones. El reordenamiento de “la Casa” dependerá de Ernesto Gaspari, hasta hora presidente del Astillero Río Santiago, que tomará la Secretaría de Coordinación y Cooperación Internacional (Secin).

Por otra parte, la Cancillería planea hacer pie en la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI), que lidera Juan Procaccini, con el objetivo de intervenir en toda negociación comercial en el exterior. “Vamos a ocupar el lugar que nos corresponde en la agencia”, avisaron en el palacio San Martín respecto a esta jugada que cuenta con la venia del vicejefe de gabinete, Mario Quintana, y podría provocar cortocircuito con el ministro de Producción, Francisco Cabrera.

La injerencia del jefe de Gabinete, Marcos Peña, se canaliza a través de la amistad que guardan entre sí el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo y el canciller Jorge Faurie. El “club de amigos” de Pompeo sueña con asumir más protagonismo: allí están el ex vicecanciller Carlos Foradori (próximo a asumir una embajada), Eduardo Zuain, repatriado de la embajada del Paraguay; Hernán Bielus, ex coordinador de asuntos presidenciales y secretario de Faurie, y Pablo Garzonio, subsecretario de Relaciones Internacionales en la Legislatura porteña, entre otros.

Más notas de tu interés

Comentarios3
Alfredo Federico
Alfredo Federico 18/06/2017 03:27:12

presionar a quien? tus paises amigos son buenos para prestarte plata pero no para comprarnos, sino para vendernos. y te peleas con los chinos y los rusos ......

Alfredo Federico
Alfredo Federico 18/06/2017 03:22:19

presionar a quien? mientras tu plata esta en panama las inversiones no llegaran porque si no invertis vos nadie tiene minima confianza

Mario Crapanzano
Mario Crapanzano 18/06/2017 10:34:44

Los empresarios argentinos en su inmensa mayoria NO INVIERTEN EN PROMOCION en el extranjero. No se conocen ni se sabe de sus productos. El Estado es mas inutil aun. Ojo, no hablo por hablar, lo vivo diariamente.