Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Macri reconoció que "para muchos, la economía todavía no arranca"

El Presidente insistió en que el país "empezó a crecer" y se refirió a la herencia recibida. "Hay gente que hace diez años no encuentra una posibilidad". Luego, se reunió con Cartes

Mauricio Macri, con Horacio Cartes y miembros de ambas delegaciones, en el encuentro de ayer en Asunción

Mauricio Macri, con Horacio Cartes y miembros de ambas delegaciones, en el encuentro de ayer en Asunción

El anuncio formal del paro que la CGT comunicó ayer para el 6 de abril no tomó de sorpresa ni cambió la estrategia del Gobierno ante el reclamo del sindicalismo para que modifique algunos aspectos de su política macroeconómica. "Seguiremos teniendo la misma postura con o sin paro", volvió a escucharse ayer en los pasillos de Casa Rosada, donde daban por hecho que la central obrera iba a realizar la convocatoria. "No se iban a bajar, por más que hubiéramos hecho todo lo que pedían. La única novedad es que le pusieron fecha. Nosotros seguimos con las puertas abiertas, convocándolos para solucionar los problemas de los sectores más afectados", afirmaron fuentes ejecutivas.

Hubo cierto alivio en Balcarce 50 al confirmar que el paro será sin movilización de la CGT, aunque luego se conoció que grupos de izquierda y organizaciones sociales marcharán ese día y realizarán diferentes cortes de tránsito. Sobre el paro, insistieron: "No aporta nada en la búsqueda de soluciones" ni "coincide con el diagnóstico en un momento en el que la economía empieza a crecer". Y profundizaron respecto a la intención del Gobierno de "nunca cortar el diálogo" y "siempre apostar a la resolución de los conflictos todos sentados en la misma mesa".

Ayer, en tanto, el presidente Mauricio Macri mantuvo una agenda intensa, que inició al encabezar un acto en el que Peugeot-Citroën presentaron su planta de El Palomar y anunciaron una inversión de u$s 320 millones. Allí, Macri reconoció, mezclando autocrítica con indirectas hacia la oposición, que "más allá de que la economía empezó a crecer en el último trimestre del año pasado, para muchos todavía no arranca, porque hay mucha gente a la que hace veinte años que no le arranca y hace diez que no encuentra una posibilidad".

El mandatario sostuvo que le "duele" la "dura transición" que están sufriendo quienes tienen que "poner el hombro para sacar al país adelante y crecer por décadas", pero resaltó que "tomamos las decisiones pensando en qué es lo mejor para el futuro". En el acto estuvieron presentes, además, los ministros de Producción, Francisco Cabrera; y de Trabajo, Jorge Triaca, y el secretario de la Unión Obrera Metalúrgica, Antonio Caló.

Luego, al mediodía, Macri viajó a Asunción, donde mantuvo con su par de Paraguay, Horacio Cartes, un encuentro en el que se comprometieron a generar "un espacio de confianza" para tratar temas "congelados en el tiempo" como el combate al crimen organizado, el narcotráfico y la trata de personas, así como también solucionar "divergencias" bilaterales con la deuda por la represa Yacyretá en la agenda.

A pesar de que desde los dos gobiernos indicaron que en el encuentro no se habló sobre la disputa entre ambos estados por la deuda de Paraguay en torno a la Entidad Binacional Yacyretá, el guaraní consideró "necesaria" la "revisión y la solución de los asuntos divergentes", mientras que Macri marcó la importancia de "potenciar el modelo energético conjunto". Paraguay sólo reconoce el aporte de unos u$s 6000 millones realizado por el Tesoro argentino para la construcción de la represa, pero no así los intereses que hacen que la deuda ascienda otros varios miles de millones de dólares. Zanjar estas diferencias resulta clave, ya que de la resolución dependen las obras de dos nuevas usinas eléctricas.