Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Macri recibió el aval médico para viajar a Colombia, Chile, Bélgica y Alemania

El Presidente no postergará sus compromisos. Saldrá a buscar inversiones e irá a dos cumbres empresariales en Colombia y Chile. En Alemania, con Merkel

Tras la arritmia que sufrió el viernes, el presidente Mauricio Macri no tiene pensado cambiar su agenda y se prepara para encarar en los próximos 30 días un mes clave en el giro diplomático argentino. Desde el mini foro económico en Colombia, la próxima semana, hasta su participación en la cumbre de la Alianza del Pacífico, un encuentro con la primera ministra de Alemania, Angela Merkel, y la cena con empresarios alemanes de Volkswagen, Mercedes Benz y Siemens, en Berlín, durante la primera semana de julio.
"No hay ningún cambio en su rutina por prescripción médica. De hecho, este viernes viaja a Entre Ríos y Corrientes", respondieron desde Casa Rosada ante la consulta de El Cronista. En esa línea, confirmaron que la próxima semana Macri hará su primera visita de Estado como presidente. Será el 15 de junio, cuando aterrice en Bogotá para visitar a su par Juan Manuel Santos, con quien mantiene buena sintonía. Por caso, el gobierno se acercó a las negociaciones de paz con las FARC a través de la canciller Susana Malcorra, unos meses antes de presentar su candidatura para la ONU.
Pero el principal objetivo de Macri es participar en Chile del Foro Económico de América Latina, una especie de "mini" Foro de Davos, el encuentro en el que el presidente debutó internacionalmente en enero. El Gobierno dará así otro paso en busca de atraer inversiones durante un encuentro en el que participará Carlos Salazar Lomelin, CEO de Femsa, el embotellador de productos Coca-Cola más grande del mundo. Pero más importante es que allí también estará la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, el mandatario colombiano Santos y el presidente saliente de Perú, Ollanta Humala, quienes tienen un punto en común: todos integran la Alianza del Pacífico, el ente multilateral al que el Gobierno quiere entrar.
De hecho, el 30 de junio el Presidente participará de una cumbre empresarial en Puerto Montt. Allí se reunirán 300 empresarios de países integrantes de la Alianza del Pacífico. Al día siguiente, Macri participará en Puerto Varas de la cumbre de ese organismo, en carácter de "observador". De esta manera busca mostrarse como un líder regional, en especial entre los países miembros del Mercosur.
En esa línea, días después de participar en la Alianza del Pacífico, Macri viajará el 3 de julio a Bruselas, donde se reunirá con Dondald Tusk, presidente del Consejo Europeo. Allí quiere acelerar el proceso de negociación entre la Unión Europea y el Mercosur. Y al día siguiente viajará a Berlín, para mostrarse con Angela Merkel, uno de los pocos líderes mundiales de peso con los que hasta ahora no se había reunido. El Presidente, obsesionado con la búsqueda de inversiones, tiene pensado también encontrarse con los principales directivos de Mercedes Benz, Siemens y Volkswagen, en Alemania.
Tras esa gira, el Presidente deberá prepararse para cruzar el Río de la Plata y participar de la cumbre del Mercosur en Montevideo, donde está previsto que Venezuela suceda a Uruguay en la presidencia del organismo. Según pudo averiguar El Cronista, allí Macri volverá a criticar al gobierno de Nicolás Maduro por las violaciones de los derechos humanos. "No va a recular en ese aspecto", advierten, luego de que el Gobierno recibiera fuertes críticas de la oposición venezolana. Es que la Casa Rosada marcó diferencias con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien quiere aplicar la cláusula democrática a Maduro. El Gobierno evalúa esa herramienta y, en cambio, priorizó un proyecto de declaración crítico sobre lo que sucede en Venezuela.