Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Macri recibió a Carrió en Olivos para frenar sus críticas por los aumentos

Antes de partir hacia Washington, el jefe de Estado convocó a la diputada y al ex senador Sanz. Tras las críticas, la líder de la CC se retiró "exultante" y tuiteó "Viva Cambiemos"

Macri recibió a Carrió en Olivos para frenar sus críticas por los aumentos

Tras las críticas que recibió de Elisa Carrió, el presidente Mauricio Macri convocó de improvisto a la diputada oficialista y al ex titular de la UCR, Ernesto Sanz (UCR), en busca de poner paños fríos en Cambiemos. En la residencia de Olivos, el mandatario debatió con la jefa de la Coalición Cívica, quien viene cuestionando el rol del titular de Boca Juniors, y amigo presidencial, Daniel Angelici, como operador en la Justicia y en las últimas horas lanzó el dardo más venenoso para el Gobierno cuando rechazó el próximo aumento de tarifas.

Macri tuvo que hacer un hueco en su agenda, a horas de partir hacia la Cumbre de Seguridad Nuclear de la ONU en Washington, para contener a su socia. Es que a raíz de las denuncias de la diputada, el fiscal Federico Delgado imputó ayer a Angelici por la presunta comisión del delito de "tráfico de influencias" (ver página 11).

Pero más allá de esta ofensiva, la gota que rebalsó el vaso macrista fue la oposición de Carrió a los próximos aumentos de tarifa. "No comparto ajustes brutales de agua, gas, transporte en medio de tan alta inflación, no se puede ahogar a la sociedad que nos apoya en el cambio", escribió ayer en Twitter a las 9 de la mañana. Acto seguido, Macri la llamó y la convocó a Olivos.

La reunión comenzó después de las 16 y concluyó poco antes de las 17.30. Según pudo reconstruir El Cronista, el mandatario quiso frenar las críticas de Carrió. Le resaltó que este Gobierno "tiene los mismos objetivos" que la diputada a la que tildó de "aliada". Pero le marcó las diferencias por la suba de precios. "Lamentablemente tenemos que pasar por determinados procesos", le advirtió. Tal como dijo anoche en el programa de TV, A dos voces, Macri insistió con que Angelici "es una persona pública" y agregó que "no anda por las sombras". Además aclaró que su gobierno no tiene "operadores".

Por su parte, durante la reunión, Carrió insistió en que "si bien es parte del Gobierno, los pactos electorales se deben cumplir a rajatabla" y opinó que "no hay buena comunicación ni elección de los momentos" para anunciar determinadas medidas, en alusión a las próximas subas de tarifa. Tras la cumbre en Olivos, funcionarios de la Casa Rosada sostenían que todavía "no está decidido" si anunciarán los incrementos esta semana.

A su vez, desde la Coalición Cívica también pusieron paños fríos y resaltaron que "la apertura judicial" de la causa contra Angelici "no la hizo Lilita". "Fue de oficio, pedido por un particular, y un juez la citó a ella el martes por sus dichos mediáticos, que ratificó", afirmaron los voceros.
Tras la reunión, Carrió salió de Olivos "exultante", según dijeron en su entorno, e hizo declaraciones. "Fue una reunión dura, franca y muy divertida, excelente. Cambiemos es una fuerza que debate todos los temas", comentó. Desde Twitter, celebró: "¡Viva Cambiemos!". Y luego partió de Olivos rumbo a su nueva casa en Exaltación de la Cruz.

En cambio, el radical Sanz se quedó en la residencia presidencial hasta las 19. El ex senador mantiene buenos vínculos con Macri y con Carrió, en especial, después de la campaña de 2015 cuando compitieron por la interna de Cambiemos.

Con sus ofensivas y críticas, la diputada parece haber encontrado la forma de influir en el Ejecutivo. Así actuó cuando cuestionó la designación por decreto de los jueces de la Corte Suprema y logró que el Presidente la reciba. O cuando apuntó contra el jefe de la Policía Federal, Román Di Santo, a quien el Gobierno removió días después.