Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Macri prometió a gremios un freno a los despidos y les pidió paciencia por la inflación

También les anunció que enviará al Congreso la reforma de las alícuotas de Ganancias y más fondos para las obras sociales. Gremios alertaron por el malestar social

Macri prometió a gremios un freno a los despidos y les pidió paciencia por la inflación

Con el indisimulable propósito de tratar de descomprimir el creciente malestar sindical y garantizar un escenario de paz social, el presidente Mauricio Macri recibió ayer en Olivos a los líderes del proyecto de reunificación de las tres vertientes de las CGT y se comprometió a promover medidas para contener los despidos, como la reactivación de los subsidios del Programa de Recuperación Productiva (Repro) y el incremento de los montos del seguro por desempleo.

Además, garantizó que en los próximos días enviará al Congreso un proyecto de reforma de las alícuotas del impuesto a las Ganancias, anticipó la convocatoria al Consejo del Salario, aseguró a los gremios la mayor libertad para negociar los aumentos en paritarias y les prometió avanzar en el reparto de fondos a las obras sociales sindicales.

A cambio, el mandatario pidió a la dirigencia cegetista "comprensión y paciencia" ante los efectos de la situación económica y les aseguró que el Gobierno está trabajando en la definición de medidas para frenar la inflación en el segundo trimestre, según confiaron a este diario dos gremialistas que participaron del encuentro en la quinta de Olivos.

Macri recibió a la representación sindical acompañado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el coordinador del gabinete económico, Mario Quintana. Los jefes de las tres CGT, Hugo Moyano, Luis Barrionuevo y Antonio Caló; además de los dirigentes del sector de "independientes", Andrés Rodríguez, José Luis Lingeri y Gerardo Martínez; el referente de los "gordos" Armando Cavalieri; el titular de la CATT, Juan Carlos Schmid, y Gerónimo Venegas (Uatre) integraron la delegación gremial. "El Presidente nos escuchó, reconoció que hay problemas que resolver como la inflación y los despidos en los que están trabajando, pero nos pidió paciencia", contó un sindicalista que asistió a la reunión.

Otro dirigente fue más crítico. "No hubo nada en concreto, solo promesas. La reunión fue muy similar a la de febrero, solo que con una situación social y laboral mucho más complicada", se quejó.

Puertas adentro de la reunión Barrionuevo asumió la posición más dura. Reclamó respuestas rápidas y concretas y hasta advirtió que la capacidad de los gremios de contener los conflictos "tiene un límite". "Si la gente está mal, mucho no podemos hacer", le transmitió al mandatario.
 

Macri admitió los reclamos y prometió trabajar para dar respuestas a cada uno. Primero, y ante la amenaza que representa la ofensiva sindical en el Congreso para declarar la "emergencia ocupacional" para evitar los despidos, anticipó que se aumentará el monto del seguro de desempleo, congelado hace años en $ 400 mensuales, y garantizó la reactivación de los Repro (actualmente frenados por la cartera laboral), programa destinado a subsidiar el pago de salarios en las empresas en crisis.

Respecto a otros puntos centrales de la agenda gremial, anunció que en forma inminente el Ejecutivo enviará al Parlamento un proyecto de ley destinado a reformular las alícuotas y escalas del impuesto a las Ganancias de manera de reducir su impacto sobre los salarios, y les comunicó la convocatoria al Consejo del Salario para definir el nuevo sueldo mínimo, aunque no precisó una fecha. También reiteró que el Gobierno no intervendrá en las discusiones paritarias siempre que la negociación transite por "parámetros razonables", con lo que reconoció tácitamente que quedó superada la pretensión oficial de imponer un tope de 25% a los aumentos.

Macri, por otra parte, garantizó a los referentes cegetistas que acelerará una serie de medidas para distribuir cerca de $ 2800 millones entre las obras sociales sindicales que incluyen aumento de las cápitas del Pami y monotributistas, fondos por la atención de discapacitados y revisión de beneficios del PMO, entre otros puntos. "Esperemos que algo se concrete", confió un referente al tiempo que ratificó la marcha que las tres CGT y las dos CTA preparan para el próximo 29 de abri.