Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Macri prometió a gremios que, tras acordar con los holdouts, se frenará la inflación

Los jefes sindicales le transmitieron su preocupación por la creciente suba de precios en el arranque de las paritarias. Apuran proyecto para bajar Ganancias.

Macri prometió a gremios que, tras acordar con los holdouts, se frenará la inflación

Los jefes sindicales llegaron ayer a su primera cumbre oficial con el presidente Mauricio Macri con una preocupación unívoca: la falta de medidas concretas para frenar la aceleración de la inflación en los últimos meses en la previa al arranque de la ronda anual de paritarias. El mandatario escuchó la inquietud de los gremialistas, les reclamó "responsabilidad y prudencia" y les transmitió que aguarda con expectativa un rápido entendimiento con los holdouts para favorecer el ingreso de inversiones destinadas a reactivar la economía del país, la apuesta que interpreta como más efectiva para contener la suba de precios.


La inflación y el futuro de la negociación salarial y el empleo dominaron la conversación de poco más de una hora que Macri, junto al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, mantuvo con los jefes de las tres CGT, Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo, y los dirigentes Gerardo Martínez (Uocra), Armando Cavalieri (Comercio), Juan Carlos Schmid (CATT) y Gerónimo Venegas (Uatre). "Fue un encuentro muy positivo", definieron, coincidentes, los gremialistas que asistieron a la cumbre, en tanto desde el Gobierno enmarcaron la reunión en la apertura de una instancia de diálogo con el objetivo de resolver la agenda de demandas sindicales. En esa línea, en conferencia de prensa luego del encuentro, Peña y Triaca anunciaron que entre la próxima semana y la última de febrero remitirán al Congreso el proyecto que se propone rebajar la carga salarial del impuesto a las Ganancias, iniciativa que elevará el mínimo no imponible del tributo a $ 30.000, según el propio jefe de Estado ratificó a los sindicalistas durante la reunión.


Caló y Martínez coincidieron en la preocupación general por la suba de precios y el incremento de los despidos en el sector público y algunas actividades del sector privado. "Le dijimos que vemos falta de control sobre los precios, lo que nos genera una preocupación muy grande. El tema inflacionario no se nota que esté controlado", le dijo el titular de la Uocra a este diario respecto del planteo que le transmitieron a Macri, quien ratificó la previsión de que la pauta inflacionaria anual se ubique entre 20% y 25%. El jefe de la UOM y líder de la CGT oficial, a su vez, comentó a El Cronista que los gremios ratificaron al Presidente que "somos prudentes, nadie va a cometer locuras" en el marco de la pulseada salarial. Pero –enfatizó– también le plantearon que "por ahora no vemos soluciones" para controlar la suba de precios.


También Schmid destacó los mismos ejes de la reunión. "Planteamos al Presidente la necesidad de prestar especial atención a la inflación y a que no aumente el desempleo", remarcó. La respuesta presidencial se concentró en ratificar el compromiso con "una lucha permanente" para frenar aumentos y la convicción concreta de que, tras el acuerdo con los fondos buitres, el Gobierno logrará recrear la confianza para atraer nuevas inversiones que permitan la reactivación económica y en consecuencia una desaceleración de la inflación, según transmitieron los sindicalistas.


Acto seguido, los dirigentes esbozaron cada uno a su turno que las demandas salariales promediarán un 30%, aunque Moyano introdujo la posibilidad de avanzar con fórmulas alternativas, como acuerdos semestrales con revisión, pagos con sumas fijas o porcentajes menores compensados por la rebaja de la carga salarial de Ganancias, el aumento de asignaciones familiares u otros beneficios que mejoren los ingresos de los asalariados. "Es posible que se pueda avanzar con un aumento de suma fija y después, en unos meses, discutir un porcentaje para la paritaria según cómo sea la inflación", admitió Caló. Martínez, en tanto, consideró que esa alternativa dependerá de la situación que atraviesa cada actividad y destacó la necesidad de "cuidar el empleo".


Cavalieri, presente en la reunión, podría convertir la paritaria de Comercio (la más numerosa por la cantidad de trabajadores representados) en un precedente importante para el resto de las negociaciones: la próxima semana pretende sellar un acuerdo semestral con un aumento del 20% más una suma fija de $ 2000.


Por otra parte, los gremialistas renovaron el reclamo por un re sarcimiento de la deuda que el Estado mantiene con las obras sociales sindicales y reclamaron reajustes por la atención médica que prestan a monotributistas y jubilados.