Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Macri pidió a empresarios que "no estén viendo qué hará el Estado por ellos"

Cerró el encuentro donde un centenar de dirigentes cristianos de empresas firmaron un compromiso contra la corrupción. Prometió que no habrá favoritismo

"Si les decía lo que iba a hacer iban a votar por encerrarme en el manicomio"

El presidente Mauricio Macri planteó que el país "no tiene que tener empresarios viendo qué va hacer el Estado por ellos", en el cierre del XIX encuentro de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE). Durante la jornada en el Sheraton Hotel, hubo críticas a las detenciones de ex referentes K, como José López y Lázaro Báez y más de 100 empresarios se comprometieron a "no consentir la corrupción".

El mandatario entró al salón del primer piso del Sheraton y fue directo al escenario sin parar a saludar a ningún dirigente. A su lado subió el titular de ACDE, Juan Pablo Simón Padrós, quien en su discurso apuntó contra los "últimos acontecimientos de corrupción" y cuestionó a los "sectores empresarios que fueron serviles" durante el gobierno anterior.

Acto seguido, Macri habló durante 17 minutos con un tono de voz bajo y pausado, en una de sus exposiciones más largas. El Presidente reclamó a los empresarios que tengan "espíritu emprendedor" y que "entiendan que Argentina no tiene que tener empresarios viendo qué va a hacer el Estado por mí sino qué voy a hacer yo por mi país".

En esa línea, el Presidente instó a "seguir la línea de la no impunidad, no favoritismos, no amiguismos para recuperar la cultura del trabajo y del esfuerzo que dignifica". Tras esa frase, el auditorio lo aplaudió.

El mandatario confesó "estar en confianza" en el encuentro de ACDE por lo que hasta hizo una confesión que generó algunas risas: "Si yo les decía a ustedes hace un año lo que iba a hacer y todo esto que está sucediendo, seguramente iban a votar mayoritariamente por encerrarme en el manicomio y ahora soy el Presidente".

Más desenvuelto, Macri pidió que hoy se apruebe la Ley de Autopartes en la Cámara Baja. "Sé que Stolbizer (Margarita) está por acá", dijo y la diputada del GEN, sentada en el auditorio, sonrió. El pedido incomodó a la legisladora cuyo bloque todavía pone reparos a ese proyecto.

En el cierre del encuentro "Compromiso empresario: valores en acción", Macri pidió "trabajar dentro de la ley". "Quiero una Justicia independiente, políticos que trabajen resolviendo los problemas de la gente a la luz del día, empresarios que inviertan y gremios que acompañen", enfatizó. Tras el discurso Macri se fue del escenario y mientras se iba del Sheraton saludó a algunos dirigentes aliados como Luis Miguel Etchevehere, titular de la Sociedad Rural.

Más temprano, durante el encuentro, la connivencia entre políticos y empresarios quedó bajo la lupa. En su panel el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, pidió que "se prenda la luz" en el proceso de contrataciones del Estado a través de la tecnología. Ante la pregunta de la moderadora, la periodista María O‘Donell, sobre los casos de López y Báez, el mandatario salteño pidió que "el Estado se haga cargo del financiamiento de campañas para que no haya sombras". A su lado, el empresario agropecuario Gustavo Grobocopatel coincidió: "La clave es el financiamiento político, ahí los empresarios somos socios".

La corrupción fue la clave del evento, a tal punto que más de 100 empresarios, como el presidente del XIX Encuentro Jorge La Roza (Dow Argentina); Luis Bameule (Quickfood); Juan Manuel Vaquer (Dupont) y Gabriel Martino (HSBC), firmaron un compromiso de cinco puntos entre los que aseguran "cumplir la función empresaria dentro del marco de la ley".

En el descanso, alrededor de 200 industriales, como Luis Betnaza, de Techint, compartieron cafés y medialunas. El monseñor Jorge Casaretto escuchaba reclamos de dos empresarios contra el poder sindical (ver aparte).

Luego, la diputada Margarita Stolbizer subió al escenario con el radical Facundo Manes y el ex ministro de Educación Juan José Llach, así como la filósofa Paola del Bosco. La titular del GEN pidió a los empresarios decirle "nunca más a la corrupción".