Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Macri necesita a Cristina para dividir al PJ pero cree que su aparición fue inoportuna

El Presidente se mostró en Salta con Urtubey y demostró que el PJ dejó sola a su antecesora. En el Gobierno pasaron de la preocupación por el acto K a la euforia por la salida del default

Macri se mostró con Urtubey en Salta para dar diplomas a la comunidad wichi a la misma hora del acto de CFK

Macri se mostró con Urtubey en Salta para dar diplomas a la comunidad wichi a la misma hora del acto de CFK

El gobierno sufrió ayer un día de altibajos emocionales, condimentados por la ya inevitable interna entre algunos ministro con el poderoso jefe de Gabinete Marcos Peña. A la preocupación que les arruinó la mañana por la imponente aparición en escena de la ex presidente Cristina Kirchner en tribunales, le siguió la foto política entre Mauricio Macri y el gobernador peronista Juan Manuel Urutbey en Salta, y más tarde, la euforia por la noticia de la inminente salida del default habilitada por la Corte de los Estados Unidos. Incluso, al terminar el día, los hombres de Peña hacían un balance positivo.

Macri sabe que necesita a Cristina como una líder activa para mantener dividido al peronismo. La única forma de ganar las elecciones legislativas del año próximo es que el escenario político continúe partido en tres. Además de bajar la inflación y neutralizar el tarifazo, claro. Precisamente, su foto con Urtubey en un acto con la comunidad wichie –cuidadosamente planeada– buscó demostrar que el peronismo le soltó la mano a la ex mandataria.

En el gobierno se encargaron de remarcar además que no sólo el salteño pegó el faltazo: ni referentes como Daniel Scioli, José Luis Gioja, Miguel Angel Pichetto, ni la mayoría de los gobernadores peronistas participaron del acto en Comodoro Py para apoyar a líder K, imputada en la causa que investiga las pérdidas ocasionadas por la venta de dólar futuro de parte del Banco Central.

Lo que sí generó escozor en el macrismo fue la oportunidad política de la aparición de Cristina, justo en el momento de mayor sensibilidad y enojo social generados por las subas de tarifas y el congelamiento del sueldo. La citación del juez Claudio Bonadio por esa causa –la única en la que la que CFK no está complicada– no sólo le permitió a la ex presidenta victimizarse sino que le dio el escenario para cuestionar esos ajustes brutales (ver páginas 6 y 7). Hay quienes creen en el Gobierno que el magistrado debería haberla citado más adelante, cuando los números de la economía comiencen a mejorar.

Para consolarse, en el entorno de Peña buscaban ayer minimizar el impacto del acto. "Hubo 20.000 personas, no 300.000 como dicen ellos. Varios de los manifestantes quedaron expuestos con sus patotas golpeando periodistas o con la amenaza de Luis DÉlía de que se termina la democracia si Cristina va presa", decían. En otro intento de diferenciación, mencionaban que Macri no utilizó la cadena nacional durante el acto en Salta –que fue simultáneo al de Cristina pero de menor duración– y que la gente pudo elegir libremente a quien escuchar.

En localidad salteña de Santa Victoria Este, donde entregó diplomas de Enfermería a representantes de la comunidad wichi, Macri optó por mostrarse al margen del proceso judicial de su antecesora y continuó con su agenda. En un breve discurso, el Presidente afirmó que convocó a trabajar en equipo más allá de las diferencias.
"Juntos, que es lo que ustedes nos piden, eso es lo que necesitamos para hacer la diferencia y demostrar lo que los argentinos somos capaces de hacer si trabajamos en equipo con grandeza y responsabilidad", subrayó.

En cambio, Urtubey habló: tras destacar la importancia de tener al Presidente en su provincia, justificó la ausencia de la cúpula del PJ en el acto de respaldo K al remarcar que "no corresponde" que el peronismo tenga una "mirada institucional" sobre la imputación contra la ex mandataria. No fue todo. Agregó que "la participación en actos públicos de los dirigentes no tienen que ser en tribunales, cuando entran y salen de declarar, sino cuando plantean opciones a la sociedad, en otros ámbitos".

El gobierno celebró sus declaraciones y más tarde compensó los sinsabores con la decisión de la Cámara de Apelaciones estadounidense de ratificar la orden del juez Thomas Griesa de levantar las medidas cautelares que impiden al país pagar a quienes aceptaron los canjes de 2005 y 2010. El gobierno podrá ahora emitir bonos por unos u$s 15.000 millones para pagarles a los bonistas reestructurados y a los fondos buitre que se sumaron al acuerdo y poder así salir del default.