Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Macri lanza un plan de viviendas para reactivar el empleo y achicar el déficit habitacional

Prevé inversiones por $ 100.000 millones y contempla también microcréditos para refacciones y la urbanización de villas. Además, se reformula el ProCreAr

por  Walter Brown

Jefe de Redacción
1
Macri lanza un plan de viviendas para reactivar el empleo y achicar el déficit habitacional

Con el Congreso sumergido en pleno debate por la ley antidespidos y a menos de 24 horas de la marcha conjunta de protesta que realizarán las centrales obreras contra el Gobierno, el presidente Mauricio Macri lanzará esta tarde el Plan Nacional de Viviendas, con el que pretende reducir el déficit habitacional que sufre el país pero, sobre todo, reactivar al sector de la construcción como una fuente generadora de empleo.

En el barrio Las Dalias, de Ezeiza, y acompañado por la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el secretario de Vivienda y Hábitat, Domingo Amaya y el intendente local Alejandro Granados; el primer mandatario anunciará, a las 17, la puesta en marcha de un programa con el que aspira a crear 200.000 puestos de trabajo en cuatro años, al comenzar a atender la falta de un millón de viviendas y las deficiencias estructurales que afectan a otros 2,5 millones de hogares.

El plan, que demandará una inversión de $ 100.000 millones, contempla la construcción de 120.000 viviendas sociales, a través de un sistema que le dará prioridad a las familias de menores ingresos. Además, prevé la entrega de 175.000 créditos hipotecarios subsidiados, destinados principalmente a quienes hoy alquilan y desean tener su casa propia, pero que también incluirán a los pertenecientes al ProCreAr, un programa que será reformulado para otorgarle mayor transparencia a la adjudicación.

En esta nueva etapa, el ProCreAr ya no será adjudicado por sorteo, sino que se otorgará en base a una calificación que formularán los institutos sociales provinciales. El crédito podrá ser utilizado tanto para la construcción de viviendas nuevas como para la adquisición de inmuebles usados.

Adicionalmente, se ofrecerán 456.000 microcréditos a tasa de interés cero con participación pública y privada para concretar reformas edilicias, como conexión de servicios o mejoras en ambientes, y se otorgarán casi 350.000 regularizaciones dominiales, para que las familias puedan acceder a través de la escrituración al derecho de la vivienda propia. Al respecto, en el Gobierno dicen que pondrán énfasis en ayudar a que la gente acceda a un servicio esencial como el gas y a tener un domicilio. "Muchas personas no pueden acceder a un crédito por no tener una dirección, con el título de propiedad eso va a cambiar", indicaron funcionarios consultados por El Cronista.

En ese sentido, uno de los puntos principales del plan elaborado por Frigerio, Amaya y el subsecretario de Coordinación de la Obra Pública, Ricardo Delgado, radica en la urbanización y mejoras de 280 villas y asentamientos, a los que se busca garantizar el acceso al agua potable, cloacas, calles y veredas iluminadas, espacios públicos y comunitarios de calidad. "La indicación del Presidente es intervenir allí, en los barrios vulnerables para mejorar la condición de vida", señalan en la Rosada, al tiempo que remarcan la necesidad de "solucionar el tema habitacional en la Argentina" y resaltan la generación de empleo que activa el plan.

La industria de la construcción es una de las más afectadas con el parate económico, al punto que se muestra como el sector privado que más puestos de trabajo perdió durante la gestión macrista. En medio de la creciente demanda gremial y la presión legislativa de la oposición, la reactivación de la obra pública y el plan de vivienda serán la base en la que se apoyará el Gobierno para atravesar los tiempos turbulentos mientras espera la llegada de inversiones que den impulso a la economía.