Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Macri confió en un pronto crecimiento y llamó a debatir qué gastos recortar

Enfatizó que este 2016 permitió sentar las bases para crecer e insertar al país en el mundo. Kaufmann pidió políticas para fortalecer al sector y evitar "atajos"

Macri confió en un pronto crecimiento y llamó a debatir qué gastos recortar

En un discurso que se consideró más realista que el primero de su gestión, después de un año en que el Gobierno acusó la herencia recibida en el Estado y admitió la caída de la producción fabril, el presidente Mauricio Macri cerró ayer la 22 conferencia anual de la Unión Industrial (UIA) con un desafío. El Presidente planteó que el debate para 2017 será determinar qué es gastos recortar para cumplir con el prometida reducción del déficit fiscal. Consideró vital ese paso para lograr que la Argentina pueda integrarse al mundo.

"Lo bueno es que en el 2017 vamos crecer claramente, porque hemos echado las bases. Pero el desafío es crecer a 10, 20, 30 años en forma consecutiva y constante, porque eso nos va a ayudar al desarrollo y eso va a sacar a los argentinos de la pobreza", dijo cerca del final de su discurso, de poco más de 20 minutos, y tras recordar que evitó la quinta crisis terminal en 50 años "sin perder tiempo buscando culpables".

"Para eso tenemos que encarar los desafíos estructurales. Poniéndolos sobre la mesa y diciéndonos la verdad. En esa mesa el primero que tiene que dar el esfuerzo es el gobierno, el Estado. Primero reduciendo el déficit fiscal que afecta todo lo que hacemos. Ahí es donde yo digo que está claro que endeudarse permanentemente para sostener un déficit fiscal es muy malo", y lo comparó con la inflación, que "condena siempre a los que menos tienen".

"También hay que decir qué vamos a recortar. Esa es la discusión que comienza en 2017. Porque necesitamos fortaleza interior. Necesitamos no estar sujetos a los cambios que sucedan en el mundo y nos sorprenden sistemáticamente. La única manera es estar equilibrados. Hoy no lo estamos. Esto que es el punto de partida, que resume un tremendo desequilibrio, pero estoy seguro que esta maduración tenemos que sentarnos a debatir con sinceridad para ir reduciendo esos desvíos", y agregó. También para reducir el costo del capital más rápido.
Luego pidió a los industriales que inviertan en capacitación y tecnología y a los gremios, que cambien los convenios para poder salir al mundo y adaptarse a los desafíos del siglo XXI y a la innovación tecnológica.

Lo escuchaban industriales que se habían parado para aplaudirlo pero que no habían colmado el salón de Parque Norte. Pasaron un año de fuerte caída de la actividad mientras el gobierno les pedía un mayor nivel de inversiones y competencia con el mundo, sin poder hacer frente a las rigideces internas de falta de consumo, alta presión impositiva, alto costo financiero y caída de la economía brasileña.

El presidente de la UIA, Adrián Kaufmann Brea, había apelado a las palabras del tío de Macri, Jorge Blanco Villegas, en la primera conferencia de la UIA, respecto de que ningún país puede crecer si se amurallan las fronteras. Pero antes recordó que en la inserción internacional se juega gran parte del futuro de la industria, ya que las elecciones en EEUU y el Brexit habían demostrado que "en la mayoría de los países del mundo tienen en agenda la creación de empleo industrial".

"Nos desafía a tomar medidas para no rezagarnos en la carrera. Por cada empleo que perdemos va a ser difícil reponerlo", dijo. Y llamó a "tampoco desatender el estancamiento del comercio ni las prácticas desleales que presionan sobre las importaciones", al recordar que la política comercial y de subsidios de China ponen en peligro miles de empleos e inversiones de calidad. "Los atajos y los reduccionismos son la peor opción", dijo Kaufmann.