U$D

MIÉRCOLES 22/05/2019

Macri confía en el plan anticrisis para recuperar terreno electoral

La preocupación oficial sigue concentrada en la posibilidad de una derrota de en las PASO frente a Cristina y su impacto sobre el dólar y los precios. Charlas con economistas

Macri ayer junto a María Eugenia Vidal en la inauguración de una ruta en el territorio bonaerense

Macri ayer junto a María Eugenia Vidal en la inauguración de una ruta en el territorio bonaerense

El almanaque electoral, a nivel nacional, es tan extenso que abarca casi todo el segundo semestre del año. A fines de junio se tienen que conocer las listas, el 11 de agosto son las primarias, el 27 de octubre, las generales y el 24 de noviembre un eventual ballottage. Tanto margen de tiempo le da espacio al Gobierno para recuperar la agenda política y económica y, a raíz de medidas y recorridas de campaña, instalar la candidatura de Mauricio Macri en todo el territorio nacional. Pero también le representa un gran problema: si en las PASO Macri es superado por otro precandidato por un margen amplio, aun pudiendo recuperarse en los comicios siguientes, el impacto sería muy negativo y golpearía la gestión de Cambiemos.

El ejemplo con el que en la Rosada grafican tal preocupación es la experiencia de 2015, cuando los tres precandidatos de Cambiemos (Macri, Elisa Carrió y Ernesto Sanz) totalizaron 30% de votos y Daniel Scioli, el referente del kirchnerismo, obtuvo el 38%. Si el escenario se repite y, como marcan algunas encuestas, Macri pierde la PASO por una diferencia sustancial con Cristina Fernández de Kirchner, los dos meses y medio hasta las generales se harán difíciles de transitar, con la inflación y el dólar acechando y el frente externo alterado por el posible cambio de Gobierno.

Ese paisaje es el peor que pintan en el macrismo, desde donde aseguran, no obstante, que también hay signos para entusiasmarse. Si bien es prematuro, fuentes del gabinete están convencidas de que el plan anticrisis que puso en marcha el Gobierno tendrá efectos en el corto plazo y permitirá reducir el impacto de la inflación en los hogares, por lo menos en los próximos meses, llevando la suba de precios a 2% mensual en promedio.

Otro punto que resaltan es que en un ballottage, Macri le ganaría por dos o tres puntos de ventaja a Cristina, aunque admiten que es un resultado demasiado estrecho y que ser reelecto de esa manera condicionaría mucho la capacidad de gestión en un mandato siguiente.

Se valora, por otra parte, haberle abierto la puerta al resto de los integrantes de Cambiemos, especialmente a la UCR, para negociar candidaturas y espacio en la toma de decisiones. En ese contexto, fuentes oficiales sostienen que Macri quedó satisfecho con la reunión con Martín Lousteau, quien se perfila como un posible candidato a vicepresidente. Al Presidente siempre le gustó Lousteau, pero desconfía del diputado de Evolución, que lo plantó yéndose de la embajada en Estados Unidos, y sigue siendo el principal opositor de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad de Buenos Aires.

Otra preocupación que ha crecido muchísimo en la Rosada en las últimas semanas es la que tienen por el manejo de la comunicación. Una de las mayores "bondades" del macrismo, entienden en Gobierno, es garantizar la libertad de expresión como se hizo en estos años. Eso, creen, los distancia del kirchnerismo. Sin embargo, admiten que hoy no tienen vías comunicacionales por dónde transmitir logros del mandato y que la mayor parte de la prensa es crítica con el Gobierno. La autocrítica que surge es por no haber sido más receptivos a mostrar la gestión, o a salir a explicar el por qué de determinadas decisiones.

La economía, claro está, es la gran deuda pendiente de Cambiemos. Por eso, Macri se ha reunido con diversos economistas en los últimos días, además de Lousteau. Daniel Artana y Miguel Ángel Broda fueron algunos de los que tuvieron encuentros privados con el Presidente. Internamente, sigue el fastidio de algunos referentes de la mesa chica por no haber tenido participación en la toma de decisiones respecto, especialmente, al dólar. Fijar un precio de la divisa más alto en su momento, creen, hubieran evitado los vaivenes que se han dado en estos meses y llegar al período de elecciones sin sacudones inesperados que, creen, pueden volver a repetirse de acá a octubre.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping