Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Macri con gobernadores por la reforma electoral: la pelea es "voto a voto"

El presidente apuesta a que el respaldo de los mandatarios provinciales destrabe la iniciativa. Convocarán a extraordinarias para garantizar su sanción este año.

Macri con gobernadores por la reforma electoral: la pelea es

El Gobierno apostó ayer a una reunión entre el presidente Mauricio Macri con seis gobernadores peronistas y dos de partidos provinciales para destrabar el proyecto de reforma electoral, que tiene sanción de Diputados pero no logra aún el respaldo del Senado para avanzar. En el Ministerio del Interior definieron al encuentro entre el jefe de Estado y los mandatarios provinciales como "un paso importante", aunque reconocieron que todavía el escenario parlamentario es de disputa "voto a voto" para lograr implementar la tecnología electrónica en las elecciones del año próximo.

Estuvieron en Olivos con Macri los peronistas Juan Manuel Urtubey (Salta); Juan Schiaretti (Córdoba); Domingo Peppo (Chaco); Hugo Passalacqua (Misiones); Mario Das Neves (Chubut); y Rosana Bertone (Tierra del Fuego); además del rionegrino Alberto Weretilneck; el neuquino Omar Gutiérrez y el vicegobernador entrerriano, Adán Bahl. Del encuentro también participaron el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; y el secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez.

En una rueda de prensa posterior a la reunión, Frigerio confirmó que si la reforma no se convierte en ley este mes, el Gobierno pedirá "una prórroga en las sesiones para poder sacar la ley antes de fin de año e implementar en 2017 una nueva forma de votación en la Argentina".

El oficialismo ya aceptó que el proyecto recibirá nuevas modificaciones en el Senado, por lo que deberá volver a Diputados. A esta altura, su único objetivo son los plazos. Para la Casa Rosada, el escenario ideal sería lograr dictamen mañana y dejar al texto listo para llegar al recinto de la Cámara alta antes de que finalicen las sesiones ordinarias. Luego, en la convocatoria ya definida para que haya actividad legislativa en diciembre, Diputados volvería a tratar el proyecto y le daría fuerza de ley.

Ayer la posibilidad de lograr un dictamen esta misma semana parecía ambiciosa. Tras más de seis horas de exposiciones de especialistas, el presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, Marcelo Fuentes (que analiza el proyecto en plenario junto a las comisiones de Justicia, Presupuesto y Banca de la Mujer), informó que la discusión continuará mañana con más invitados.

Al igual que había ocurrido en la Cámara de Diputados, la mayoría de los expertos convocados (en informática, en derecho y en sistemas electorales) advirtió por la vulnerabilidad del sistema que quiere implementar el Gobierno; luego de la defensa que al comienzo de la jornada había hecho Sergio Angelini, presidente de MSA, la empresa que desarrolló la tecnología electoral que ya se aplica en Salta y en la Ciudad de Buenos Aires.

El empresario aseguró que su producto es "conocido y probado", aunque evitó responder si es cierto que la información contenida en los chips de las boletas –como demostraron especialistas en informática– pueden ser accedida a través de un teléfono móvil. "Esa cuestión de si pueden ser accedidos o no desde un celular queda al arbitrio de la Justicia", se desligó. Además, consultado insistentemente sobre cuánto costaría implementar un sistema de las características del suyo en todo el país el año próximo, dijo desconocer los números, y apenas puso como ejemplo los últimos comicios salteños que costaron, según estimó, "aproximadamente $ 65 por elector".