Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Macri cerró el Congreso Eucarístico Nacional junto a un enviado del papa Francisco

En Tucumán, el Jefe de Estado realizó la lectura de Oración a la Patria en la misa de clausura, la cual fue presidida por el cardenal Giovanni Battista Re.

Macri cerró el Congreso Eucarístico Nacional junto a un enviado del papa Francisco

El presidente Mauricio Macri participó de la Santa Misa de Clausura del XI Congreso Eucarístico Nacional, ofrecida por el Cardenal Giovanni Battista Re, enviado especialmente por el Papa Francisco para la ocasión. Allí el Jefe de Estado realizó la lectura de Oración a la Patria.

Con un llamado a "poner fin a la corrupción" y conseguir una "verdadera reconciliación entre los argentinos", el Congreso Eucarístico Nacional culminó hoy en Tucumán con una misa multitudinaria de la que participaron 150.000 fieles de todo el país.

"La Eucaristía es luz para el servicio del bien común y para la contribución que los cristianos deben aportar a la vida social y política, que necesita hoy más que nunca de un quiebre, que lleve a poner fin a la corrupción y a una real renovación y progreso en la honestidad, en la rectitud moral, en la justicia y en la solidaridad", afirmó en la homilía el enviado del papa Francisco al encuentro, el cardenal Giovanni Battista Re.

En su homilía, el cardenal Re se refirió también a la necesidad de "conseguir una verdadera reconciliación entre los argentinos en la justicia, en la fraternidad, en el amor y en la paz, para hacer crecer la cultura del diálogo y del encuentro".

Al término de la misa, Macri fue invitado a subir al escenario, donde pronunció una oración en la que pidió la intersección de Dios y la Virgen para "construir entre todos un país con esperanza y trabajo, para actuar siempre con la verdad y la justicia, para incluir a todos y vencer las diferentes formas de pobreza, para erradicar la corrupción en todas sus manifestaciones, para promover la fe respetando sus distintas expresiones y para proteger la vida desde la concepción hasta la muerte".