Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Macri cerró los actos del Bicentenario con desfile militar y promesas de anuncios

El Presidente había anunciado que no iría al festejo por estar "cansado". Después de las críticas en Twitter, asistió una hora al evento en el Campo Argentino de Polo

Ayer volvieron los desfiles militares en la Avenida del Libertador

Ayer volvieron los desfiles militares en la Avenida del Libertador

Primero anunció, por Twitter, que no iba. Después, por las repercusiones en esa red social, Mauricio Macri al final asistió, una hora, al cierre del desfile militar por los 200 años de Independencia en el Campo Argentino de Polo. El Presidente y, en rigor, también comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, había acusado por la frustrada ausencia al "cansancio" de su agenda que, en verdad, estuvo cargada en los últimos días por su gira en Europa y Estados Unidos y la celebración del propio 9 de Julio en Tucumán y la vigilia en Jujuy.
"Cansado por la extenuante gira y actos, lamento no poder asistir a los desfiles de hoy. Espero que se acerquen a Palermo y los disfruten", fue el tuit en la cuenta oficial del mandatario, a las 11, que despertó la polémica. El Secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, se autoculpó del mal consejo al mandatario, según reprodujo el sitio Clarin.com, porque durante tres horas, desde el anuncio hasta su presencia en los festejos, llovieron las críticas en las redes sociales. En especial porque unas 24 horas antes, en un discurso coyuntural desde el palco del Bicentenario, con una férrea defensa del aumento tarifario y quejas contra su antecesora Cristina Fernández de Kirchner por la herencia, Macri había despotricado: "Si un gremio consigue una reducción horaria, eso lo asumimos todos como parte de un costo y no está bien". En otras ocasiones, el Jefe de Estado también había apuntado contra el ausentismo laboral, frases que ayer se encargaron de recordarle, con ironía, en Twitter.
En la Casa Rosada admitían ayer que el cambio de parecer presidencial respondió a las encendidas quejas virtuales. Y argumentaban que, más allá de la reciente operación de su rodilla, el Presidente tendrá esta semana una cargada agenda. El calendario comenzará hoy con el lanzamiento de una nueva línea de créditos del plan Procrear, en Parque Patricios, y seguirá mañana con un acto en el Centro Cultural Kirchner para presentar un programa educativo.
Para dejar atrás el mal trago 2.0, a las 14, la cuenta de Twitter presidencial posteó una foto de Macri en el evento, con el texto: "Ahora, en el Encuentro Internacional de Bandas de Ejército". Varios de sus ministros también tuitearon sobre la presencia presidencial.
Con el único condimento desde lo institucional del show, con el desfile por la Avenida Del Libertador de los veteranos de la guerra de Malvinas que se llevó todos los aplausos, ayer no hubo ningún discurso presidencial ayer. Pero sí hubo un vaticinio del Jefe de Gabinete, Marcos Peña, lejos del tono crítico de Macri, que había culpado al kirchnerismo de dejarle un "país saqueado". El funcionario prometió que en el segundo semestre "bajará la inflación y aumentará la obra pública". "Lo peor ya pasó", sentenció Peña, si bien reconoció que "hay gente que todavía la pasa mal injustamente".
Sin la Primera Dama, Juliana Awada, que sí lo había acompañado a Tucumán, Macri aterrizó en el helicóptero ayer en Palermo con Peña a las 14. En el palco, para escuchar a 18 bandas militares de distintos países, estuvo junto otros cuatro ministros: Esteban Bullrich (Educación), Patricia Bullrich (Seguridad), Sergio Bergman (Ambiente) y el organizador, Julio Martínez (Defensa). No hubo, como el día anterior, gobernadores, que habían firmado un acta en San Miguel de Tucumán. Todos, excepto Alberto Rodríguez Saá (que no envió representan tes) y Alicia Kirchner y Mario Das Neves (que sí estuvieron representados).