Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Macri celebró la inminente salida del default y exigió la renuncia de Gils Carbó

El mandatario habló del fin del conflicto con los buitres en la recorrida por la planta de Bridgestone. Dijo que la Procuradora debe irse por ser militante y criticó el acto de CFK

Macri recorrió la planta de Bridgestone en Lomas de Zamora y habló con la prensa

Macri recorrió la planta de Bridgestone en Lomas de Zamora y habló con la prensa

Distendido, y tras recorrer las instalaciones y encabezar un acto en la planta de Bridgestone en Lomas de Zamora, el presidente Mauricio Macri expresó su beneplácito por la inminencia de la salida del default, tras el fallo de la Corte de Estados Unidos y la negociación con los buitres, y volvió a reclamar que la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, renuncie a su cargo por ser "una militante política" del Frente para la Victoria.

Al terminar su discurso en la planta de la fabricante de neumáticos, que anunció inversiones por $ 2800 millones para los próximos cuatro años, Macri se hizo tiempo para contestar una serie de preguntas de los periodistas presentes en el lugar.

Consultado por la salida del default, el mandatario remarcó que la situación no le genera "alegría", pero se mostró confiado en que "resolver este problema financiero era indispensable".

"La Argentina ha vuelto a ser parte del mundo, no tenemos conflictos, no estamos en default, no tenemos incumplimientos. Ahora depende de nosotros para progresar y ser cada vez más creíbles", enfatizó Macri. Tras destacar la madurez que significó la aprobación por parte del Congreso del acuerdo con los holdouts, puntualizó: "Estoy convencido de que hemos tomado el camino correcto. El mundo nos ha abierto la mano y eso va a traer trabajo e inversión".

Sobre la aceptación de la renuncia del juez Norberto Oyarbide y la continuidad de Gils Carbó, el mandatario ratificó que "por ser militante de un partido político, debería haber ofrecido su renuncia el primer día y seguimos insistiendo con lo mismo".

También hubo tiempo para que el jefe del Estado expusiera su visión respecto del encuentro que mantuvo el miércoles con los referentes de las tres CGT. "Hablamos de todo, de Ganancias, de asignaciones familiares, de despidos. Los invité a ser protagonistas del cambio, a poner todo para que haya más trabajo. Comparto la misma preocupación que los sindicalistas", sostuvo el Presidente.

Sin mencionar de manera directa la inflación, los aumentos de tarifas en los servicios públicos y la pérdida de empleo en el sector público y privado, el jefe del Estado admitió que, con los reordenamientos, "los últimos meses han sido tan duros para mucha gente, en especial para los que menos tienen", pero enfatizó que su "convencimiento de que es el camino que hay que recorrer, y voy a tratar de encontrar la manera más gradual y menos gravosa".

Al respecto, planteó que "creer que en 100 días se pueden resolver estos 10 años desafortunados, es creer en magia". "Todo lleva un proceso, es como cuando me quebré la costilla en enero, yo quería resolverlo ya y volver a jugar al fútbol, pero recién esta mañana (por ayer) el médico me dio el alta". Y esbozó que su deseo es que "en unos años, podamos mirar para atrás y decir: qué bien hicimos en animarnos al cambio, qué bueno fue apostar a ser parte de un mundo en el siglo XXI". 

También opinó sobre el acto que su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner, encabezó el miércoles tras presentarse en los Tribunales Federales de Retiro. "Todo lo que sucedió ayer a la mañana no contribuye con esa Argentina del futuro", comentó Macri, para inmediatamente repudiar "cualquier agresión al periodismo" (por el caso de Mercedes Ninci) y consideró que esos actos "demuestran intolerancia, inseguridad, mediocridad".

"El camino no es la agresión, el camino es sentarse y escucharse, y ver cómo de dos ideas que tienen diferencias sale algo superador", animó.