U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Macri busca que las causas de corrupción no frenen la obra pública

El Presidente teme por los embargos judiciales contra las empresas constructoras, vinculadas a causas de corrupción. Eje: reclamarán nuevas normas en los contratos

Macri necesita que no se paren las obras y mira a los empresarios

Macri necesita que no se paren las obras y mira a los empresarios

El presidente Mauricio Macri busca evitar que las empresas vinculadas a las causas de corrupción sean apartadas de las obras públicas adjudicadas. Así, planea que el Estado monitoree que las compañías se adecuen a normas de integridad. El Gobierno bajará línea para que la carga apunte de lleno sobre los accionistas y que las compañías paguen resarcimientos económicos al Estado, pero que las penas no ahoguen financieramente a las constructoras.

Por un lado, Macri está preparando un decreto que incluiría varias de estas medidas. Allí va a indicar que el Estado monitoreará el cumplimiento de estas normas de "compliance". Por el otro, se planea incluir ciertas cláusulas en los próximos contratos. Un punto que se discute es la posibilidad de que el Estado tenga derecho a "pedir garantías" ante casos de corrupción. En esa figura, incluirían la prenda sobre las acciones de las sociedades. "Vamos a poner como condición que el Estado se convierta en accionista si las empresas contratadas no cumplen con las reglas. La obra pública no se puede parar", reiteraron en el Gobierno. Esta es una medida aún en discusión.

Un punto central que preocupa a Macri es que los embargos económicos impuestos por la Justicia ahogue a las empresas constructoras. En un dictamen reciente, el Procurador del Tesoro de la Nación, Bernardo Saravia Frías, incluyó este punto: "Aunque no ha sido materia del presente asesoramiento, entiendo necesario que, por el área competente, se analice si el embargo ordenado en la causa penal afecta la idoneidad económico financiera del oferente".

Macri teme que los efectos de "la causa de los cuadernos" paralicen la obra pública. A tal punto que el jefe de Estado llamó al procurador para que deje una posición sentada sobre este punto. Tal como lo publicó Clarín el 31 de octubre, el funcionario dictaminó sobre la situación de las empresas Roggio y Cartellone por el procesamiento de los directivos Aldo Benito Roggio y Tito Biagini, a quienes se considera "partícipes penalmente responsables" en la causa Odebrecht.

El procurador tuvo que responder a la dirección jurídica del Ministerio del Interior que había interpretado que las empresas figuraban entre las personas inhabilitadas para contratar con la administración pública nacional y de esa manera la obra sobre el Río Salado había quedado paralizada. El Ministerio se había basado en el artículo 28° del decreto 1023/01 en el que se excluye de las contrataciones públicas a "las personas que se encontraren procesadas por delitos contra la propiedad, o contra la Administración Pública Nacional, o contra la fe pública o por delitos comprendidos en la Convención Interamericana contra la Corrupción". Pero el dictamen de Saravia Frías argumenta que "ningún elemento en la norma autoriza a extender sus efectos a alguien distinto del oferente" en alusión a las dos empresas "por el procesamiento de miembros de su directorio".

Otra de las principales dudas del Gobierno era cuándo aplicar las penas contra las empresas. "No podemos separar a la compañía si no está probada su culpabilidad en la Justicia de que pagó por corrupción o para ganar la obra. En muchos de estos casos era plata para la campaña electoral", advierten en Casa Rosada.

En algunos países cuando una empresa con un contrato público protagoniza un acto de corrupción se la excluye de la obra pública. Otros países, como Chile, optan por ir contra los directivos de las compañías. "Perú tomó la decisión de ir contra las empresas y frenó la obra pública hasta hoy. No queremos que eso pase", reconocieron en el Gobierno, y hasta consideraron "purista" a esa posición. "No vamos a permitir que se frene la obra pública... Sería un problema sistémico. La construcción es el sector que mayor empleo da", comentan.