Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Macri busca que el optimismo empresario argentino impulse la llegada de inversiones internacionales

El Presidente arribará hoy a Davos, donde pondrá en marcha rápidamente una cargada agenda con líderes políticos, banqueros y empresarios

por  WALTER BROWN

Enviado especial EL CRONISTA EN DAVOS
0

Macri ayer a punto de partir rumbo a Davos en un avión comercial

Macri ayer a punto de partir rumbo a Davos en un avión comercial

El presidente Mauricio Macri intentará descifrar hoy en Davos un interrogante clave para su gestión: cómo transmitir el creciente optimismo reinante del empresariado argentino, en medio de un clima de profunda preocupación internacional sobre el retroceso de la economía a nivel mundial.

El mandatario arribará hoy a la gélida ciudad alpina, en la que 40 jefes de Estado y más de 2500 líderes políticos, magnates del sector privado y personalidades de diferentes ámbitos participarán hasta el próximo sábado de la 46ta. Edición del Foro Económico Mundial. Y lo hará acompañado de su esposa Juliana Awada, el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; el diputado del Frente Renovador, Sergio Massa; y el médico Hugo Estreva, quien controlará la evolución en la fisura de la décima costilla que sufrió el Presidente días atrás.

Rápidamente pondrá en marcha una abultada agenda de reuniones con las que espera reinsertar a la Argentina en el concierto político y financiero internacional, para cumplir con la premisa de atraer inversiones y, consecuentemente, generar puestos de trabajo que permiten superar el estancamiento económico del país y reducir los niveles de pobreza.

Allí, lo aguardan la canciller Susana Malcorra, el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, y el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, quienes iniciarán la ronda de reuniones a primera hora. Pero también lo espera una larga fila de mandatarios, empresarios y banqueros que desean escucharlo para definir la posibilidad de desarrollar inversiones en el país.

El primer encuentro lo mantendrá a las 18 hora local (14 de la Argentina), con el socio gerente de Tanto Capital Partners, Ozan Okural. Posteriormente, recibirá al Director Ejecutivo del Banco de Japón para la Cooperación Internacional, Tadashi Maeda, y cerrará el día con la reunión que sostendrá con Sunny Varkey, presidente de GEMS Education.

Todos encuentros de apenas 15 minutos, que le permitirán tener un primer acercamiento con la élite mundial tras un prolongado día de viaje, y prepararse para lo que será mañana la jornada más relevante de su primera incursión en tierras europeas. Será el día en el que no solo se verá con algunos de los CEOS de las principales multinacionales que asisten al Foro, como Coca-Cola, Shell y Google, entre otros; sino que también mantendrá el primer encuentro de un presidente argentino con un premier británico desde la guerra de Malvinas, cuando al mediodía se reúna con el primer ministro David Cameron.

Además tendrá sendos cónclaves con el vicepresidente estadounidense, Joseph Biden; el presidente de la Confederación Suiza, Johann Schneider-Ammann; el primer ministro francés, Manuel Valls; el israelí, Benjamin Netanyahu; el de Irlanda, Enda Kenny y el de Holanda Mark Rutte, quien estará acompañado por la reina Máxima Zorreguieta.

Macri buscará convencer a políticos y empresarios del giro hacia la apertura comercial y el respeto de las leyes que, asegura, podrán encontrar en el país bajo su mandato. Para ello, tendrá que lidiar con las perspectivas negativas que brindó el Fondo Monetario Internacional (FMI) respecto del andar de la economía a lo largo del año y la caída en la confianza de un crecimiento de las ventas en el corto plazo que exhibieron los principales en la encuesta mundial presentada ayer en el Foro por PricewaterhouseCoopers.

El sondeo realizado a más de 1400 ejecutivos de 83 países, mostró el panorama gris que domina al sector privado por la desaceleración de la economía china y la baja del precio de las commodities, particularmente del petróleo.

Sólo un 35% de los CEOs dijeron estar ‘muy confiados’ en que sus ventas crecerán en los próximos 12 meses, el resultado más bajo desde 2010. Sin embargo, allí mismo encontrará Macri un argumento para convencer a sus interlocutores. La misma encuesta revela que entre los ejecutivos argentinos, una docena de los cuales transitará por los pasillos del Foro, el optimismo sobre la mejora de los ingresos a lo largo del próximo año trepó a 42%, el dato más alto en nueve años.

Según señaló PwC, mientras que la percepción de los múltiples riesgos que podrían impactar en el crecimiento de las organizaciones se ha incrementado al 67% de los ejecutivos a nivel global y al 72% en Latinoamérica, disminuyó 15 puntos para los empresarios argentinos, hasta el 52%.

Para el empresariado argentino, las principales amenazas para el crecimiento de las organizaciones radican en la volatilidad del tipo de cambio (97%), la respuesta del gobierno al déficit fiscal (97%) y el déficit de la infraestructura básica (97%).

Respecto del ámbito laboral, un 42% planea contratar personal durante los próximos meses (13 puntos más que el año pasado), mientras que 29% planean algún tipo de recorte (2 puntos menos que la encuesta anterior).

A la hora de pensar en un año positivo, para el 84% de los entrevistados argentinos el éxito de los negocios no solo está relacionado a los beneficios económicos.

También es relevante las acciones del gobierno y reguladores (94%), así como de consumidores y clientes (90%), empleados y sindicatos (81%), competidores del mismo sector (74%) y socios en la cadena de suministros (65%).

En definitiva, dos de cada tres de los empresarios nacionales entrevistados consideró que en el país hay ‘más oportunidades de crecimiento’. Y esa será la consigna con la que Macri comenzará hoy el operativo seducción en Davos. Un tiempo de siembra en una época de sequía.