Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Macri anunció u$s 35 mil millones en inversiones y pidió ayudar a empresas

Desde Avellaneda el Presidente sumó las promesas de los privados desde que asumió y citó a Perón pero les pidió a los trabajadores "no poner palos en la rueda"

Macri estuvo ayer en Avellaneda donde citó una máxima peronista y criticó el ausentismo laboral

Macri estuvo ayer en Avellaneda donde citó una máxima peronista y criticó el ausentismo laboral

Entremezclando el yin y el yang, con una cita de Juan Domingo Perón y un pedido a los trabajadores para que no pongan "palos en la rueda" a las empresas, en la previa de la reunificación de la CGT, Mauricio Macri reveló que los anuncios de inversión privada en lo que va de su mandato suman u$s 35 mil millones. Es decir, escuchó promesas de privados que fueron poco menos de u$s 4 mil millones por cada mes desde su asunción el pasado diciembre. A modo de referencia, el PBI del país llega aproximadamente a los u$s 630 mil millones.

"Yo he tenido la suerte de visitar Toyota, General Motors, Nissan, Arcor, Dreyfus, Bunge, Coca-Cola, más de u$s 35 mil millones en proyectos que se han lanzado, y esto comienza", se esperanzó el Presidente, en el evento de la empresa Droguería del Sud, en la localidad bonaerense de Sarandí (Ver pág.17). Lo que no aclaró Macri es que la cifra es un conjunto de promesas a corto o mediano plazo, no es un inyección automática.

El pasado 14 de junio, el ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay, había estimado los anuncios de inversiones desde el inicio de la gestión de Cambiemos en u$s 22 mil millones. No todos, al menos, se comunicaron por los canales oficiales de Presidencia. Según un relevamiento de las gacetillas de prensa, de unas 20 visitas de Macri a empresas, se llevó 20,8 mil millones en moneda norteamericana y otros $ 14,8 mil millones. Obsesionado por mostrar el cambio de clima en plena gira por el Foro Económico de Davos, fue el 21 de enero la primera megacomunicación de desembolso extranjero: el gobierno anunció que Coca-Cola invertiría en el país unos u$s 1 mil millones durante los próximos 4 años.

El 3 de junio atraparon el Moby Dick de las promesas de dinero. El director de la petrolera estadounidense ExxonMobil, Rex Tillerson, visitó a Macri en la Casa Rosada y, destacando el "nuevo clima de inversiones que se vive", estimó una inversión de más de u$s 10 mil millones en Vaca Muerta. Claro que, aclaró el empresario, es un desarrollo de acá a 20 ó 30 años. Un mes después, otra petrolera, Pan American Energy presentó un plan patagónico de u$s 1.400 millones, con 900 millones en Cerro Dragón (Chubut).

Todos unidos triunfaremos

"Ya el general Perón decía que por lo menos cada argentino tiene que producir lo mismo que consume", citó ayer Macri un fragmento de la quinta (de las 20) verdades justicialistas. Acompañado por su vice, Gabriela Michetti, la gobernadora María Eugenia Vidal pero sin el intendente local, el cristinista Jorge Ferraresi, el mandatario enseguida aprovechó para enviar un mensaje a los asalariados: "Cada uno desde su lugar, debe entender que cuando no cumple, que cuando hace trampa al sistema, cuando fuerza un ausentismo, cuando inventa un juicio, cuando pone un palo en la rueda, está complicándole la vida a todos, a todo el resto de la sociedad".

No es la primera vez que Macri se queja del ausentismo laboral. Y, tal como ayer que justo faltaban horas para que la CGT dejara atrás 4 años de división, la última vez del reclamo también había sido en otra fecha clave: el 1 de mayo, el Día del Trabajador. "El ausentismo, el no cumplir con el trabajo o el abuso de las licencias nos perjudican a todos", fue aquel reproche pre sidencial desde el atril en la sede de Gastronómicos de Luis Barrionuevo, que faltó al acto por una gripe.