Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Macri abre las sesiones legislativas frente a un Congreso cada vez más difícil

La sanción de leyes clave comenzó a complicarse en diciembre y tras los escándalos del Correo y el cálculo del pago a jubilados, podría empeorar

Macri abre las sesiones legislativas frente a un Congreso cada vez más difícil

Este miércoles, Mauricio Macri dará su segundo discurso ante la Asamblea Legislativa para inaugurar el período de sesiones ordinarias de 2017. A diferencia de hace un año, cuando recién había asumido y el panorama en el Congreso lo esperaba despejado, esta vez el Presidente se enfrentará a un recinto cruzado por las tensiones intra e interpartidarias que en los últimos tiempos le complicaron la sanción de leyes clave. El año electoral, con la campaña a punto de entrar en calor, no ayuda al oficialismo en ese escenario.


La cita el miércoles es a las 11.30 en el recinto de la Cámara de Diputados. Hasta allí llegará Macri acompañado de sus ministros. Su discurso está pautado para las 12. Aunque todos los funcionarios del gabinete estuvieron aportando información en los últimos meses para esta presentación, en la que el Presidente debe rendir cuentas y explicar su plan de gestión para 2017, se prevé que su mensaje sea breve.

Las complicaciones que atravesó su gobierno durante febrero repercutieron en el Congreso y caldearon los ánimos.

 

La primera falla, en esa seguidilla de malas decisiones oficiales, tuvo lugar cuando el Presidente decidió dictar la reforma de la Ley de Riesgos del Trabajo (ART) a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia.

Salteó así a la Cámara de Diputados, que aún no había debatido el texto, y provocó el enojo del peronismo, que amenazó con voltear el decreto si la Casa Rosada no reveía su posición. Así, temprano en febrero, Macri se vio obligado a convocar a una sesión extraordinaria para mantener con vida los cambios en el régimen de ART.

En medio de los tironeos por esa ley, se conoció el dictamen de la fiscal ante la Cámara Comercial, Gabriela Boquín, quien cuestionó por "abusivo" el acuerdo al que habían llegado el Ministerio de Comunicaciones y el Correo Argentino por la deuda de esa empresa con el Estado. Sin reacción durante los primeros ocho días de la crisis, el Gobierno terminó pidiendo la intervención del Congreso, a través de la Auditoría General de la Nación, como una vía de escape.

Lo logró, pero en el medio no pudo evitar la respuesta opositora. Citado por la comisión de Comunicaciones, el ministro Oscar Aguad transpiró al responder preguntas y al cabo de cinco horas terminó admitiendo que el propio Macri "muy probablemente" sabía de la condonación del 98,2% de la deuda a la empresa de su familia.

Pero todavía había más. Mientras la oposición debatía la reforma de ART y tras expresar innumerables quejas por el acuerdo con el Correo, una noticia cruzó el recinto de la Cámara baja y revolucionó a los bloques: el Gobierno había decidido "corregir" la fórmula con la que se calcula la movilidad jubilatoria y corregiría a la baja el cálculo del aumento semestral para los jubilados.

 

Los opositores dialoguistas, como el Frente Renovador y el bloque Justicialista, estallaron en bronca. También lo hicieron los aliados de la UCR y la Coalición Cívica. Macri debió retroceder, aunque el daño ya estaba hecho.

Según encuestas que manejan en la Casa Rosada, la seguidilla de episodios provocó una caída de 9 puntos en la imagen positiva del Presidente en un solo mes.

Un dato preocupante que se suma al panorama cada vez más complicado de las alianzas legislativas. Hasta aquí, Cambiemos siempre apostó a los sectores del peronismo que, distanciados del kirchnerismo, se mostraron más dialoguistas.

De ellos seguirá dependiendo durante 2017, aunque la incertidumbre va en ascenso y, a medida que se acerque el inicio de la campaña electoral, terminará impactando en las leyes que espera el Gobierno.