Luis Pastori: "No hay credibilidad en el Presidente, porque no gobierna él, sino la Vice"

Legislador de peso en la agenda económica que diagrama la oposición, sostiene que la reforma jubilatoria será una de las variables de ajuste en 2021

Misionero y contador, Luis Pastori es uno de los diputados de la oposición que más protagonismo cobró en un año atravesado por la pandemia y la crisis económica que de ella devino. En una entrevista con El Cronista, se refirió a los desafíos legislativos que vienen y a las decisiones del Gobierno.

¿Considera que la nueva fórmula jubilatoria será una de las variables de ajuste del próximo año?

Sí, eso está clarísimo. No olvidemos que es el 50% del presupuesto 2021, con lo cual, si bien dijeron que este no es un presupuesto de ajuste, va a serlo, aunque se trata de edulcorarlo un poquito. Además, hablan de aumentar los recursos, lo que implica un aumento de la presión tributaria; ahí se engarza la reforma tributaria, el impuesto a la riqueza. En vez de bajar la presión fiscal, el presupuesto prevé un aumento. Ya de por sí, prevé un aumento de un punto de la presión fiscal, sin reforma tributaria y sin impuesto a la riqueza de por medio. Así que el ajuste vendrá por una mayor presión fiscal y el gasto previsional.

¿Está yendo el Gobierno por el camino adecuado?, ¿qué le recomendaría al Presidente?

Tienen que hacer todo lo contrario a lo que están haciendo. ¿Por qué dicen que el año que viene vamos a pasar de una caída de la actividad económica que se estima del 12% a 13% a tener un incremento del 5%? Básicamente, por la inversión. Si desagregamos el PIB, este año, lo que más cae es la inversión: 25%. Y prevén que el año que viene va a aumentar al 18%. O sea, de 25 de negativa a 18 de positiva. Es decir, prevén que la recuperación de la economía de la mano de la inversión, no del consumo. Pero por todo lo que están haciendo no va en línea con alentar la inversión.

¿Por ejemplo?

El más reciente es la Ley de Economía del Conocimiento. Si la empezamos a recortar por todos lados, tenemos un prejuicio contra las empresas grandes, a las que decimos que no hay que ayudar. No nos damos cuenta que son las empresas que dan miles de puesto de trabajo. Por ejemplo, con MercadoLibre, miles de personas, a través de ella, interactúan y generan actividad económica; dan trabajo bien remunerado, registrado. Pero, porque no lo quieren a Galperin (Marcos), hacen lo posible para darle la menor cantidad de beneficios. No nos damos cuenta que, detrás de MercadoLibre, hay cientos de miles de pymes que interactúan. Dije MercadoLibre pero también Despegar y Globant, entre otras.

¿El Gobierno ve al sector privado como un "enemigo"?

No, hay un sesgo, un prejuicio ideológico antiempresario muy grande. Ellos se enojan cuando les decimos esto. Cuando aparece este impuesto (a las grandes fortunas) que grava el patrimonio, que ya está gravado en Bienes Personales y que lo grava muy fuertemente, al punto de que puede llegar a ser confiscatorio. O cuando en una moratoria impositiva queremos llamar a todos los que deben, pero aquel que tiene bienes en el exterior, primero les decimos que tienen que repatriar los bienes: ¿quién va a repatriar sus bienes hoy a la Argentina? ¡Hay que ser un loco!

En materia económica, ¿cuál sería, para usted, el principal escollo para el Gobierno?

La credibilidad. No hay credibilidad en el Presidente, porque no gobierna él, gobierna la Vice. No hay credibilidad en el equipo económico. Guzmán no es un ministro que dé confianza, de que está manejando las variables, algunos ya lo ven como que se está yendo. Si no hay credibilidad, es muy difícil. Además, no hay un programa. El Presidente dice que no cree en los programas, si no muestran uno, ¿cómo quieren que confíen? Y todo lo que hacen es para ahuyentar inversiones, no para atraerlas, y se pronuncian en contra de las empresas.

Hacia la pospandemia, ¿qué debería priorizar el Gobierno?

Mostrarnos un horizonte, un programa. Por supuesto que estamos dispuestos a colaborar, pero que nos muestren un programa sustentable, que nos digan "vamos por este lado". No que nos digan: "Va a venir una reforma tributaria" y no sabemos en qué consiste. O presenta un presupuesto que no es creíble o envía una reforma judicial a contrapelo de lo que la sociedad necesita, para solucionar los problemas de la vicepresidenta.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios