Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Luego de las críticas por las tarifas, Macri invitó a almorzar a Mirtha

En una reunión de tono casi protocolar, el Presidente invitó a la conductora de TV después sus reproches al asesor del PRO, Jaime Durán Barba, tras pasar por su programa.

Luego de las críticas por las tarifas, Macri invitó a almorzar a Mirtha

Mauricio Macri y Mirtha Legrand se sentaron a la mesa en el Comedor Presidencial, con la sabiduría de décadas de almuerzos de la diva televisiva. Había una silla vacía que aguardaba al Jefe de Gabinete, Marcos Peña. "Ahí se sienta Jaimito, ahora viene", lanzó un funcionario el chiste para romper el hielo, después de que la conductora de TV criticara al asesor estrella del PRO, el ecuatoriano Jaime Durán Barba tras pasar por su programa.


"No me vio ¡Raro! No me saludó", ironizó Legrand a la salida de su cita con Macri por su casi cruce con Durán Barba, que llegó a la Rosada a la misma hora pero no para el almuerzo sino, según aclaró, para vacunarse en la Enfermería contra la Gripe A.


Más allá de la nueva polémica por la lengua del ecuatoriano, cuya negación de la pobreza por TV le valió que hasta el senador Federico Pinedo saliera a cruzarlo, el reencuentro de ayer se dio en medio de una ola de reproches públicos contra la Casa Rosada, por la suba de tarifas y el desempleo, de una Legrand que se jacta de "haber contribuído a la victoria de Cambiemos". Así, la actriz regresó a Balcarce 50 después de 15 años: ajena al matrimonio Kirchner durante la última década, con la excepción de una única entrevista que les realizó en 2003, la última vez que la diva de los almuerzo ingresó a la sede de Gobierno había sido para entrevistar al entonces presidente Fernando De la Rúa.


"Fue un encuentro fantástico, buenísimo. Fue todo muy agradable", resumió "La Chiqui" en diálogo con la prensa al salir de Balcarce 50 junto a su nieto, Ignacio Viale. "Me recibió muy bien. Por mí se puso corbata", bromeó la diva de los almuerzos, al revelar que había sido su tercera visita a la sede del Poder Ejecutivo en calidad de "invitada", ya que anteriormente lo había hecho en los mandatos de María Estela Martínez de Perón y Carlos Saúl Menem.


Es más, temprano, desde Presidencia le dieron entidad a la visita de Legrand como si se tratara de una Jefa de Estado, al consignarla en la agenda presidencial, para luego borrar el almuerzo. Además, si bien primero habían informado que no lo harían, enviaron fotos oficiales del encuentro. El momento generó más suspicacias. Si bien el vocero presidencial, Iván Pavlovsky, indicó que "había sido agendada hace 15 días", por el lado de la actriz dijeron que se cerró la semana pasada.


Al salir, mientras le preguntaban si Macri había intentado aplacar sus críticas, lejos de silenciarlas, Legrand relató que le manifestó al jefe de Estado que "las tarifas eran muy altas y que había sido muy precipitado (el aumento) y que todo debió haber sido más gradual". En Gobierno contaban que buscaron "explicarle" a la conductora las razones de las medidas.


Con la condición de la diva de "ni carnes ni hongos", el menú con el que Macri la agasajó consistió de sopa de gazpacho de entrada, con un plato principal de salmón con puré de maíz y queso parmesano, y finalmente torta de chocolate con helado de pistacho. La comida se cerró con un café con macarrón. Al final, Peña y el Secretario General, Federico de Andreis, le hicieron un tour por la Rosada.