Los vínculos y desafíos bilaterales de Argentina de cara al nuevo año

Tras su primer diálogo con Jair Bolsonaro y con Joe Biden, Alberto Fernández busca definir una estrategia con sus principales socios comerciales tras un año de pandemia, y vislumbrando un escenario internacional todavía incierto, marcado por la competencia estratégica entre China y EE.UU.. Resulta fundamental analizar las tres relaciones bilaterales más importantes hoy para Argentina: Brasil, EE.UU. y China.

Recomponer un vínculo crucial

Tras un año en la Casa Rosada, la noticia de la comunicación entre Fernández y Bolsonaro fue bienvenida como una bocanada de aire fresco. Pero, como dice el refrán una hirundo non facti ver, habrá que ver cómo avanza la relación en el nuevo escenario internacional. Bolsonaro se enfrenta al desplazamiento de su gran aliado internacional, Donald Trump , y su vínculo con China no está en su mejor momento.

Para Fernández, en cambio, el ascenso de Biden podría generar nuevas reglas de juego en la región que le permitiría un mayor protagonismo. Así, se vuelve crucial preservar su alianza con Brasil, potenciando el Mercosur. Además, Argentina asumió la presidencia pro tempore del grupo y una parte relevante de su agenda no es consenso con Brasil.

Los datos de comercio afianzan la tendencia creciente de la relación bilateral, ya que Brasil recuperó terreno consolidándose como el principal socio comercial de Argentina, un lugar que venía disputando con China. Por ello la Cancillería argentina diseñó un ambicioso plan de exportaciones 2020-2022 a Brasil para achicar la brecha en la balanza comercial y potenciar el flujo, demostrando el interés respecto de su socio regional.

Cambio en el tono político

La victoria de Biden generó en el gobierno argentino la expectativa de mejorar la relación, dado el cambio de tono y la mayor afinidad ideológica. En palabras de Fernández: "vemos en Ud. una alternativa". Es que Biden tiene una visión opuesta a su predecesor Trump respecto de la cooperación internacional y el multilateralismo, con lo cual se espera un retorno de EE.UU. a distintos foros. Tanto Brasil como Argentina necesitan tener un diálogo fluido con Washington. Entonces, existe una oportunidad de combinar una agenda en conjunto entre ambos países.

Argentina tiene por delante un desafío macro prioritario: resolver las negociaciones con el FMI, en donde EE.UU. tiene un rol fundamental. Alcanzar un entendimiento es sumamente relevante, dado que no sólo despejará los vencimientos en dólares de los próximos años, sino también porque implica contar un programa económico, clave para anclar las expectativas y estabilizar la economía.

En la primera charla bilateral con EEUU, Fernández manifestó que "defendiendo la seguridad y las democracias en el continente, tengo la seguridad de que vamos a hacer muchas cosas juntos". En este contexto, resultará clave su posición en la crisis humanitaria de Venezuela.

Asociación estratégica

China es uno de los principales socios comerciales de Argentina, con quien han compartido estrechos lazos durante años. Fernández sabe que es una alternativa para atraer inversiones en infraestructura y que las reservas de divisas fluyan hacia el país. China también ha desplegado una política diplomática con Argentina de acercamiento cooperativo que incluyó un canje de u$s 18.500 millones para reforzar las reservas del BCRA.

China está interesada en que Argentina se incorpore a los acuerdos para implementar La Franja y BRI. Este fue uno de los temas más importantes que tocaron Xi Jinping y Fernández, en su última conversación. Y Fernández tiene previsto viajar a China en mayo próximo.

Así, tanto para Brasil como para Argentina, cualquier decisión que implique tensar la cuerda con China o EE.UU. puede tener costos significativos. La estrategia de doble vía se tornó cada vez más compleja y difícil de sostener. Poder generar una alianza Argentina-Brasil para tomar una posición de mayor fuerza y afrontar la disputa por la preeminencia entre Washington y Beijing de una manera más equilibrada resulta crucial en este escenario.

Más de Economía y Política

Compartí tus comentarios