Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Los súper se resisten a entregar bolsones, pero el Gobierno prepara contención

Como todos los años, las entidades piden a los comercios canastas navideñas, pero la respuesta es negativa. Desarrollo Social tiene un plan de asistencia para evitar saqueos

Se acerca fin de año y reaparece el temor a los saqueos. Mucho más en el actual contexto de precarización del empleo y de fuerte pérdida del poder adquisitivo que tuvieron este año los trabajadores producto de una inflación que rondará el 40%. Si bien desde el Gobierno no prevén un escenario conflictivo, varias organizaciones sociales ya comenzaron a dejarle petitorios a las cadenas de supermercados en reclamo de bolsones de comida para las Fiestas, como lo hacen todos los años para esta época. Una vez más, se irán con las manos vacías.

El Ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Carolina Stanley, trabajó activamente durante todo el año en el diálogo con las organizaciones para poder arribar a un diciembre con tranquilidad, sin disturbios como los ocurridos en otros momentos del país. Tanto es así que se logró avanzar con la Ley de Emergencia Social y desde el Gobierno se les prometió a las entidades sociales fondos por $ 30.000 millones durante los próximos tres años.

Fuentes de la cartera precisaron que tras el trabajo de todo el año, no prevén disturbios, y anticiparon que funcionará el plan de asistencia previsto para diciembre. No habrá ningún armado especial. Al respecto, Stanley había anticipado al titular de la Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja, que estaban muy bien equipados para afrontar el fin de año. Además de bolsones de alimentos, la cartera entregaría juguetes para la Navidad y Reyes, ya que recientemente compraron, mediante licitación, productos nacionales por $ 100 millones, reveló la Cámara de la Industria del Juguete (CAIJ).

Como los supermercados, algunas empresas alimenticias también están recibiendo pedidos de las organizaciones en el interior, pero tampoco están respondiendo afirmativamente. Si bien en muchos casos la negativa es parte de la política de cada compañía, el Gobierno habría bajado línea de que no entreguen comida para evitar un efecto multiplicador que pueda provocar desbordes, dijeron fuentes oficiales.

Directivos de las cadenas se reunieron con secretarios de Seguridad de algunos municipios que consideran importantes por los antecedentes de saqueos, como Bariloche y Córdoba, para informarse sobre cuáles serán las medidas preventivas. Pero no fue generalizado. De hecho, este año no se reunieron con el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo. Fuentes de esta cartera confirmaron que no hubo encuentros con supermercados y que no tienen detectado que se estén organizando movimientos para saquear comercios en las Fiestas.

El supermercadista Alfredo Coto se refirió al tema durante la inauguración de un boca de expendio en Moreno el viernes. "Hay un puesto muy grande acá de Gendarmería, cualquier cosa los vamos a buscar. Pero yo no creo que haya necesidad. No creo que pase nada", enfatizó el empresario, quien agregó que "hay que tener un poco de paciencia para que todo se vaya acomodando", ya que un país "no se arregla de un día para otro".

Sin embargo, desde la Federación Económica de la Ciudad de Buenos Aires (Feciba), su presidente, Raúl Zylbersztein, denunció que durante los últimos días la entidad se enteró de un "sinfín de convocatorias, a través de redes sociales y otros medios, para organizar distintos ataques en diferentes puntos del país", por lo que "hay una gran preocupación en todo el sector porque los puntos de venta de menor superficie son generalmente los más perjudicados ante situaciones de este tipo". Los últimos saqueos tuvieron lugar en Bariloche en 2012 y en Córdoba, al año siguiente.