Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los subsidios a la energía aumentaron en el país 49 veces en la última década

Los subsidios a la energía aumentaron en el país 49 veces en la última década

Los subsidios destinados a la electricidad y el gas aumentaron 49 veces en la última década, y desde 2011 representaron más del 95% del déficit financiero acumulado en este período.

Los subsidios energéticos representan cerca de las dos terceras partes del total.

De acuerdo con informes de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), el Estado pasó de destinar a esas compensaciones de tarifa de luz y gas $ 3478 millones en 2005 a $ 170.275,8 millones el año pasado, lo que representa un alza de 4795,8%.

Del cruce de datos de ASAP con los de la Secretaría de Hacienda surge que desde 2011 hasta junio pasado, los subsidios a la energía equivalieron al 95,5% del déficit financiero acumulado en ese lapso.

Desde 2011 al primer semestre de 2016, el déficit financiero –que incluye el pago de servicios de deuda– acumuló $ 619.283,1 millones, mientras en el mismo período los subsidios energéticos llegaron a $ 591.711,7 millones, consignó la agencia Dyn.

En el último año y medio, se atenuó el incremento de los subsidios a la energía eléctrica y al gas, en contraposición con el marcado aumento del déficit, por lo que la proporción entre ambos decayó, ya que hasta 2014 eran mayores al rojo fiscal.

En ese orden, de los análisis de ASAP surge que entre 2011 y 2014, los fondos públicos destinados a compensar tarifas energéticas fueron más que superiores al déficit financiero.

En esos cuatro años, los subsidios acumularon $ 358.110,5 millones, mientras el déficit financiero fue $ 260.424,5 millones.

Así, si no hubieran existido los subsidios a la energía, entre 2011 y 2014, las cuentas públicas habrían arrojado un superávit financiero de $ 97,686 millones.