Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los seis legisladores que tienen la llave para votar leyes clave en el Congreso

El Ejecutivo convocó a sesiones extraordinarias para tratar los ascensos de militares, designaciones de embajadores y el nombramiento de dos nuevos jueces en la Corte Suprema. Tras la ruptura del bloque del FpV, la alianza Cambiemos se encamina a tener quórum propio en Diputados y busca acuerdos con la oposición para modificar la Ley Cerrojo y acordar con los fondos buitre. El rol de Monzó, Massot, Negri, Rodríguez Machado, Recalde y Pichetto.

Emilio Monzó. El presidente de la Cámara de Diputados es el hombre fuerte de Mauricio Macri en el Congreso de la Nación. Participa de las reuniones de gabinete en las que se definen estrategias parlamentarias y es, además, nexo con los gobernadores peronistas. Habló mucho con Juan Manuel Urtubey en la previa de la ruptura del bloque del FpV-PJ y es uno de los directamente beneficiados por esa decisión. Cree que no tendrá problemas para avanzar con el temario del oficialismo en la Cámara baja.

Héctor Recalde. Presidente del bloque de diputados del Frente para la Victoria-PJ, deberá articular las diferencias al interior de su bancada si no quiere que la sangría que comenzó la semana pasada se profundice. Su desafío es encontrar una estrategia para que, siendo la principal fuerza de oposición, lograr hacer coincidir los deseos de los gobernadores con el perfil de los integrantes de La Cámpora que están en su bloque, como Máximo Kirchner, Axel Kicillof y Eduardo "Wado" De Pedro, entre otros.

Nicolás Massot. Joven y debutante en el Congreso, le toca la tarea de liderar el bloque oficialista. Monzó confía mucho en él y por eso lo impulsó a ese lugar. A los 31 años, es uno de los grandes responsables del aplastante resultado que consiguió Cambiemos en Córdoba, su tierra por adopción. Uno de sus primeros desafíos en la Cámara será conseguir aprobación para modificar la Ley Cerrojo y habilitarle al Gobierno la negociación con los fondos buitre.

Laura Rodríguez Machado. También cordobesa, al igual que Massot y Negri, fue elegida días atrás para conducir al reducido bloque del PRO en el Senado. Allí el oficialismo es franca minoría, aunque cuenta con la disposición del bloque peronista para dialogar y construir leyes. Rodríguez Machado coordinará la estrategia legislativa del Gobierno con la vicepresidenta y titular del cuerpo Gabriela Michetti; el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo; y con el titular de la bancada radical, el chaqueño Ángel Rozas.

Mario Negri. El radical cordobés continuará al frente como desde hace dos años del bloque de la UCR y, por su experiencia parlamentaria y partidaria, será el portavoz del interbloque de Cambiemos que hoy reúne a unos 90 diputados, entre macristas, radicales y los de la Coalición Cívica. Apuesta al diálogo y será una pieza clave en la estrategia de contención permanente que el oficialismo viene desplegando sobre una de sus aliadas más confrontativas: Elisa Carrió.

Miguel Pichetto. El experimentado jefe de los senadores peronistas ya definió el perfil de su bloque: habrá discusión horizontal, oposición constructiva, aportes a la gobernabilidad, mucha injerencia de los gobernadores y nada de obstruccionismo. La postura le valió algún reproche público durante el Consejo Nacional del Partido Justicialista de la semana pasada, pero él se mantiene firme. El peronismo debe construir, dice, una opción de poder para dentro de cuatro años, mostrándose responsable en la oposición.