Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Los sectores que deben pagar más por el gas no achicaron su consumo doméstico

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

por  HERNÁN DE GOÑI

Director Periodístico

 

0

Las buenas noticias tardan en florecer. El Gobierno sabe que los brotes verdes asomarán recién en el último trimestre del año, pero no deja de ver con ánimo esperanzador que algunos de los indicadores más rebeldes empiecen a mostrar alguna retracción.

La inflación de la Ciudad de Buenos Aires sigue firme arriba de 40% anual, pero algunas ciudades del interior, como el caso de Córdoba, conseguirán que el promedio nacional muestre ya en julio una variación menor o igual a 2%.

En este sentido, la pelea judicial por las tarifas es percibida como un freno al consumo minorista en determinados segmentos urbanos. Un relevamiento privado mostró que sectores medios y bajos no pudieron sostener ni su volumen de compras ni la frecuencia. El tarifazo, en ese sentido, creó una barrera psicológica que todavía no se diluyó, pese a que las empresas gasíferas le aseguraron al Gobierno que 78% pagó las facturas con aumento y más de 80% las recibió con importes menores a 500%. Los sectores altos, que en teoría son los que recibieron las boletas más altas por su mayor capacidad de consumo de gas, no achicaron sus compras domésticas: por el contrario, las incrementaron apenas 1% en el primer semestre.

La Corte Suprema se apresta a emitir un fallo sobre los reclamos del gas en los próximos diez días. Las audiencias que convocará en breve el Ejecutivo serán usadas como un salvoconducto para rehabilitar la potestad oficial de definir las tarifas. Si la inflación sigue su curso descendente y logra aliviar el peso del ajuste, será cuestión de esperar a que comience a fluir el pago a los jubilados y los fondos del blanqueo. La economía, no obstante, todavía tiene varias semanas grises por delante.