Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los que se anotan para competir por el liderazgo

"No es una Fundación", fue lo único que aclaró Carlos ‘Chino’ Zannini sobre el rumoreado retorno de Cristina Fernández de Kirchner a Capital. No dijo cuándo será (se decía este mes) ni qué hará la ex Presidenta ya que se suponía que inaugurará un think tank. Con su liderazgo ‘in absentia’ del FpV y sin pretensiones de presidir el PJ, resta ver quién será el conductor justicialista en los papeles. Con la interna fijada ayer para el 8 de mayo y el plazo de vencimiento de presentación de listas para el 8 de abril, lo primero ocurrirá este 24 de febrero: un Congreso en Obras en el que comenzarán a destaparse los aspirantes a suceder a Fellner.
Con la amenaza de intervención judicial, el partido se encamina a una interna que puede tener varios candidatos: el intendente chaqueño cristinista Jorge Capitanich deslizó sus pretensiones; lo mismo que el gobernador salteño menos K Juan Manuel Urtubey, cuyos diputados abandonaron ayer el bloque; la síntesis que sería Daniel Scioli duda y el pejotista de Perón Guillermo Moreno se autoproclama.
El otro escenario es una lista de unidad, con el diputado sanjuanino José Luis Gioja encabezando hoy las apuestas. Los gastos operativos de una elección inédita para el PJ, con el reloj corriendo, ya preocupan. Revival de 2008, cuando fue entronizado Néstor Kirchner: para aparentar una elección, como les exige la carta orgánica, podría haber una fórmula que compita contra la boleta de consenso que al final no sea oficializada por falta de avales.
Si bien el presidente del PJ 2016 podría ser tan transitorio como Fellner, al faltar un liderazgo indiscutido entre los postulantes, el debate de ayer en Matheu anticipó una vuelta de hoja partidaria. El otrora poderoso Parrilli reclamó dos pequeños cambios en el documento partidario: "Ya se votó", les desestimaron ambos.