Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Los ministros de finanzas del G20 buscan cerrar más el cerco sobre Maduro

En manos del argentino Luis Caputo se emitió una declaración donde se plantea la necesidad de seguir coordinando acciones para "impedir cualquier forma de financiación ilícita" al gobierno de ese país, además de un llamado a que la administración del sucesor de Chávez acepte ayuda humanitaria y convoque a “elecciones libres y justas”.

Los ministros de finanzas del G20 buscan cerrar más el cerco sobre Maduro

Bajo la presidencia del ministro de Finanzas, Luis Caputo, hoy se reunió, en el marco del programa de reuniones del G20, que se lleva adelante en Buenos, el Grupo de Contacto sobre la situación en Venezuela, donde como resultado del encuentro el funcionario argentino emitió una declaración donde se plantea la necesidad de seguir coordinando acciones para “impedir cualquier forma de financiación ilícita” al gobierno de ese país, además de un llamado a que la administración del sucesor de Chávez acepte ayuda humanitaria y convoque a “elecciones libres y justas”.

La declaración emitida por Caputo surgió de un encuentro en el que participaron los ministros de Finanzas de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, España, Estados Unidos, Guatemala, México, Paraguay y Perú. También participaron representantes de Japón, Panamá y Reino Unido y como observadores el ministro de Finanzas de Alemania y representantes de Francia e Italia.

El documento le solicita al presidente Maduro “aceptar ofertas de asistencia humanitaria internacional para tratar la salud y el bienestar de la cada vez más empobrecida población de Venezuela”.

Los participantes acordaron que las acciones del “régimen de Maduro conducen a un mayor éxodo de los ciudadanos venezolanos, con importantes efectos colaterales para los vecinos de ese país y otros países que están recibiendo a los migrantes. Los participantes realizan un llamamiento a los correspondientes organismos internacionales para promover asistencia a los países que la necesiten”.

“Los participantes tomaron nota de las recientes resoluciones de ministros de Relaciones Exteriores de la región, en la Organización de los Estados Americanos y el Grupo de Lima, instando al régimen de Maduro a realizar elecciones que sean libres y justas. La Asamblea Constituyente de Venezuela es un ente que carece de legitimidad y legalidad, cuya existencia y decisiones no son reconocidas”, dice la declaración que difundió el Gobierno.

En este contexto, “los participantes revisaron las sanciones que la comunidad internacional ha implementado en contra del régimen de Maduro, incluyendo la capacidad para obtener financiamiento por fuera de los procedimientos estipulados por la Constitución de Venezuela y para proteger el sistema financiero internacional de posibles abusos”. 

Agrega que, además, que se reconoció “la importancia de continuar trabajando coordinadamente a través de sus respectivas unidades de inteligencia financiera para impedir cualquier forma de financiación ilícita”. 

De cara al futuro, los participantes reconocieron que para que “exista un Gobierno en Venezuela que garantice el apoyo de la región, y que esté preparado para ejecutar políticas económicas para recuperar la prosperidad de Venezuela, se requerirá del apoyo total de la comunidad financiera internacional. La recuperación llevará tiempo y requerirá de un importante apoyo externo. Los participantes acordaron continuar cooperando para desplegar rápidamente las herramientas de la comunidad internacional cuando las circunstancias lo ameriten”.