Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los italianos que entraron al canje, enojados con Prat-Gay

Los italianos que entraron al canje, enojados con Prat-Gay

Los bonistas italianos que habían aceptado el canje de deuda propuesto por la Argentina en 2010 expresaron ayer un fuerte enojo contra el Gobierno porque no pueden cobrar desde junio de 2014 y negaron que el acuerdo anunciado oficialmente los beneficie.

Tullio Zembo, representante de los bonistas italianos que adhirieron al canje, dijo que el acuerdo de pago por u$s 900 millones anunciado por el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, sólo beneficiará a acreedores que litigaron ante el Ciadi contra la Argentina.

"Tendría que explicármelo el señor ministro, porque evidentemente está haciendo referencia siempre a lo mismo: a aquellos que no entraron en el canje que representan una pequeñísima parte de los italianos que sí aceptaron la reestructuración con un costo del 65%", se quejó Zembo.

Se trata, como lo había precisado el propio Prat-Gay en una conferencia de prensa en la Casa Rosada, de los bonistas representados por Nicola Stock, presidente de la Task Force Argentina (TFA), que habían presentado demandas ante el Ciadi y no tienen ninguna sentencia, por lo que son de "tercera generación".

La solución propuesta ‘genera dudas’, según Zembo, sobre cuál es la intención del gobierno de Mauricio Macri porque los acreedores que sí aceptaron la reestructuración en 2010 están sin cobrar los vencimientos desde el 30 de junio de 2014, "y eso a nadie le preocupa".

Los pagos a esos bonistas italianos están bloqueados desde el 30 de junio de 2014 por una sentencia del juez neoyorquino Thomas Griesa (que entiende en la causa judicial) quien trabó el giro de fondos al agente pagador Bank of New York Mellon (BoNY).