Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los gremios del transporte presionaron con un paro que complicó a la Ciudad

Schmid, impulsor de la medida, consideró "fundamental el rol" del sector. Desde el Gobierno aseguraron que fue innecesario y dicen que no influyó en el acuerdo

En Aeroparque, como en Constitución y Retiro, pasajeros a la espera

En Aeroparque, como en Constitución y Retiro, pasajeros a la espera

El acuerdo entre el Gobierno y la CGT para subir el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias se confirmó en torno a las cuatro de la tarde de un día en el que todo el servicio de transporte en el país se vio afectado durante varias horas a raíz de un cese de actividades dispuesto por diferentes gremios del sector que comenzó a las 5 de la mañana. En algunos casos, se extendió hasta el mediodía, en reclamo, justamente, de cambios en el impuesto.
Tuvieron un alto impacto las asambleas realizadas, que motivaron demoras en la llegada de los trabajadores, principalmente desde el conurbano a la Ciudad de Buenos Aires. Trenes, subtes y vuelos de cabotaje se vieron afectados por la medida de fuerza que decidieron los gremios nucleados en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT).
Los principales inconvenientes se generaron en el Aeroparque de Ezeiza y en el Aeroparque Metropolitano, donde decenas de vuelos fueron cancelados o postergados. En Ezeiza hubo un total de 18 partidas y 6 arribos cancelados y 9 partidas y 7 arribos demorados; en tanto que en Aeroparque las partidas canceladas fueron 71 y hubo 6 demoradas, mientras que se suspendieron 73 arribos y se demoraron otros 13, se informó.
En las inmediaciones de las estaciones de trenes porteñas también hubo largas filas en las paradas de colectivos, en tanto que el tránsito en las autopistas que unen la Capital Federal con el Gran Buenos Aires fue intenso durante toda la mañana y el mediodía. Por la protesta se vio afectado el tránsito en las principales avenidas porteñas, donde más se notó la protesta.
La medida de fuerza había sido anunciada el viernes pasado: el líder de la CATT y secretario general de la CGT, Juan Carlos Schmid, reclamaba una "alternativa" para que horas extras, feriados, viáticos y francos trabajados no fueran alcanzados por Ganancias, lo cual finalmente fue aceptado por el Gobierno en las negociaciones que comenzaron cuando el tránsito empezaba a normalizarse.
Schmid destacó ayer "el rol fundamental que tuvieron los gremios del transporte para llegar al acuerdo" entre el Gobierno y la CGT para modificar el impuesto. Desde Casa Rosada, en cambio, relativizaron que la medida de fuerza fuera decisiva. "Se acordó más allá del paro innecesario" sostenían mientras el ministro Rogelio Frigerio les planteaba en la reunión que no entendía "el motivo del paro".