Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El gremio gráfico parará el jueves contra los despidos en una planta de Clarín

Se trata del conflicto en Artes Gráficas Rioplatense (AGR), donde el holding imprime varias de sus publicaciones y que se encuentra tomada por sus trabajadores tras el anuncio de su cierre y la desvinculación de 300 empleados.

El gremio gráfico parará el jueves contra los despidos en una planta de Clarín

Un plenario de delegados de la Federación Gráfica Bonaerense (FGB) resolvió hoy un paro general del gremio para este jueves en solidaridad con los 380 trabajadores despedidos por la empresa Artes Gráficas Rioplatense (AGR), perteneciente al grupo Clarín.

En tanto, esta tarde continuaba desarrollándose en la sede de la cartera laboral ubicada en la avenida Callao al 100, del centro porteño, una reunión entre representantes de los trabajadores y de la empresa, luego de que ayer fuera anunciado el cierre de la planta ubicada en el barrio porteño de Pompeya y sus instalaciones fueran tomadas por los empleados, que dispusieron un paro por tiempo indeterminado. 

‘El plenario general de delegados del gremio evaluó la situación y resolvió movilizar hoy al Ministerio de Trabajo y parar el jueves por 24 horas en solidaridad total con los compañeros de AGR, por la reapertura de la planta y la reincorporación de todos los despedidos‘, dijo a Télam el secretario general de la FGB, Héctor Amichetti.

La medida de fuerza ‘también será en rechazo de medidas como la apertura de las importaciones que afectan a la industria gráfica y por el respeto a las paritarias, entre otras demandas‘, explicó el sindicalista.

‘Con el objetivo de una flexibilización (de las relaciones laborales) impuesta, cierran la planta de AGR teniendo trabajo. Es lo que denunciamos en el Ministerio de Trabajo‘, señaló Amichetti mientras se desarrollaba una audiencia en la sede de la cartera laboral en Callao al 100.

Allí, el sindicato gráfico reclamaba esta tarde que el Ministerio de Trabajo dicte la conciliación obligatoria en el marco del conflicto y que se disponga ‘la reapertura de la planta con todos los trabajadores adentro y a partir de ahí comenzar la discusión de lo que plantea la empresa‘. 
Por su parte, el secretario general de la Comisión Interna sindical de AGR, Pablo Viñas, había anticipado antes de la audiencia en el Ministerio de Trabajo que plantearían en esa reunión ‘que lo de Clarín es una maniobra fraudulenta, realizada solamente para reemplazar a los trabajadores de la planta que tenemos mayor antigüedad, con el fin de poner mano de obra precarizada‘.

‘Acá hay un lock out patronal y esta situación viene gestándose desde hace un año, donde nosotros mismos denunciamos el intento de vaciamiento de la empresa en una presentación anterior que hicimos en el ministerio‘, sostuvo el sindicalista y afirmó que se los está ‘difamando por todos lados‘.

Además, dijo que el ‘vaciamiento se hace sin la convocatoria (de acreedores) porque, si no, tendrían que abrir los libros contables que lo único que demostrarían serían las ganancias exorbitantes que tienen mientras quieren reducir las condiciones de los trabajadores‘.

También señaló que ‘se están arrogando el derecho de cerrar una planta contradiciendo el acuerdo que firmó el Gobierno con las cámaras industriales y la CGT de que no iba a haber despidos hasta marzo‘.

En tanto, ayer, a través de un comunicado de prensa sobre el cierra de la planta de Pompeya, AGR enmarcó esa decisión en el hecho de que ‘el mercado de impresiones comerciales masivas está en crisis a nivel mundial‘ a raíz de cambios tecnológicos, en las estrategias de marketing y en las conductas de los consumidores.

‘Se trata de una decisión que AGR no hubiera querido tomar pero que resulta necesaria para no comprometer la viabilidad de todo el resto de su conglomerado industrial. El taller de Pompeya de AGR no es una excepción en cuanto a los efectos de la crisis: dos de las cuatro empresas gráficas más importantes del país terminaron cerrando sus puertas en forma definitiva en 2014 y 2015: Quebecor y RR Donnelley. Y la tercera acaba de cambiar de manos por falta de perspectivas‘, expresó la firma, integrante del Grupo Clarín.

 

FUENTE: Agencias Buenos Aires