Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

"Los empresarios están listos para invertir, pero piden madurez politica"

El funcionario afirmó que el proceso de cambio ya arrancó y que muchas empresas ya están viendo la oportunidad de invertir. Busca que la IED llegue a u$s 25.000 millones

Horacio Reyser, cree que las inversiones llegarán

Horacio Reyser, cree que las inversiones llegarán

Es el asesor del presidente Mauricio Macri en materia de inversiones. Fue uno de los organizadores, junto con Juan Procaccini, del Foro de Inversiones y Negocios que se realizó en septiembre en el Centro Cultural Kirchner (CCK) y que reunió a 1600 empresarios globales, regionales y locales.

El es Horacio Reyser y tiene una meta: lograr que la inversión extranjera directa pase de los u$s 5000 millones a los u$s 25.000 millones en pocos años. En diálogo con El Cronista, el funcionario se refirió a los avances concretos durante los meses de gestión, los desafíos hacia adelante y las principales preocupaciones que muchos empresarios todavía tienen que los hacen ser más conservadores a la hora de decidir una inversión.

"Más allá de anuncios que ya tuvimos, esto es un proceso. La construcción de confianza es lo más importante, y eso se está materializando. El signo más claro fue la exitosa licitación de energías renovables, que implica contratos de 20 años", apuntó Reyser.

–Si el proceso ya arrancó, ¿por qué los funcionarios, y hasta el propio Macri, insisten con enviarle mensajes al empresariado para que inviertan?–

El mensaje está dirigido tanto a los argentinos como a los extranjeros. En el caso de los internacionales, quizá su principal preocupación es cómo la Argentina va demostrando madurez política, pero están listos para tomar invertir porque ven que el país representa una oportunidad. Lo que se les pide a los empresarios argentinos es más una actitud de cambio. El Presidente encarna un pedido de cambio que hizo la sociedad, incluidos los empresarios, quienes comunicaron el hartazgo que tenían de ser perseguidos, de ser tratados en forma agresiva, de no poder dialogar. En ese espíritu, los argentinos tenemos mucho más para dar.
–
 

¿El mensaje apunta a que inviertan más y más rápido?
–Sí, pero fundamentalmente a cómo hacemos los argentinos para generar empleo. Por supuesto que el empresario también tiene responsabilidad por la empresa y no puede hacer locuras, pero el único pedido fue: "Entusiasmémonos un poco más como una manera de ir participando todos en esto".

–¿Cómo se crea empleo?
–Venimos de un país que estaba descontrolado en términos de inflación, niveles de desacople con el mundo, con trabas al comercio. Para poder crecer y generar empleo, por ejemplo, hay que poder comerciar libremente.

–¿A qué se refiere cuando plantea que las firmas extranjeras buscan mayor madurez política para invertir?
–Algunas ya están materializando inversiones. Otros estarán más expectantes y tendrán una actitud más conservadora; cada uno evalúa su estrategia de riesgo. Las oportunidades buenas están ahora. Y cuando hablan de la madurez política, pretenden que el mensaje que reciben de Macri también sea comprendido por otros sectores políticos, de la oposición y de la sociedad en general.

–¿La falta de competitividad es un desaliento para que lleguen inversiones?
–Tenemos que sentarnos a hablar de productividad. La Argentina tiene grandes recursos, pero tenemos que reconocer que tenemos costos altos. Parte tiene que ver con la escala, pero otra con el nivel de ausentismo y otros costos que hacen que quedemos descolocados cuando queremos venderle al mundo. Si la Argentina logra llegar a los costos que tiene que llegar, habrá inversiones gigantescas.

–¿Cuáles son las principales inquietudes que le manifiestan los empresarios?
–Los extranjeros están más preocupados por la madurez política porque entienden que la Argentina va a tener vaivenes. No les sorprende que tengamos que ajustar las políticas en el camino, sino que quieren ver que el Gobierno va a cumplir con lo que dijo. Al argentino lo veo más preocupado por el déficit fiscal y cómo se va a financiar, además de las regulaciones. Nos preguntan si vamos a cambiar emisión por deuda para financiar el rojo fiscal.

–¿Qué proyecciones de aumento de la inversión tiene para 2017?
–Latinoamérica recibe unos u$s 170.000 millones por año, de los cuales u$s 70.000 millones van a Brasil; unos u$s 30.000 a u$s 40.000 millones a México; Chile recibe más de u$s 20.000 millones y la Argentina venía con u$s 5000 a 10.000 millones, pero con una trampa, ya que había control de capitales y no podían girarse las utilidades, por lo que había mucha reinversión. No me gusta poner una fecha, pero en algunos años deberíamos estar por arriba de los u$s 25.000 millones por año.