Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los empresarios confían en Macri, pero esperarán mayores señales para invertir fuerte

El clima de optimismo cauteloso se evidenció en la reunión de ayer del Consejo de las Américas, donde hubo menos funcionarios de los esperados y una agenda más ‘light’

Los empresarios confían en Macri, pero esperarán mayores señales para invertir fuerte

A ocho meses de haber aterrizado en el Gobierno, la transición se está extendiendo más de lo previsto. La economía no repunta; sigue siendo una incógnita cómo terminará la discusión por tarifas y el aluvión de inversiones que el presidente Mauricio Macri esperaba que llegaría ni bien se tomasen medidas como el fin del cepo y el acuerdo con los holdouts todavía se está esperando.


Ese clima de optimismo cauteloso fue reflejado ayer en la reunión del Consejo de las Américas, realizada en el hotel Alvear conjuntamente con la Cámara Argentina de Comercio (CAC). El evento, que tradicionalmente reúne a los principales empresarios argentinos, tuvo buena convocatoria pero no más que durante el kirchnerismo. La agenda fue más ‘light’ que otros años y tampoco desfilaron tantos funcionarios como solía ocurrir. El invitado más esperado era el ministro de Energía, Juan José Aranguren, quien tenía previsto cerrar el foro, pero a último momento pegó el faltazo (ver aparte).


Por el gobierno nacional, asistieron el jefe de Gabinete, Marcos Peña; y los ministros de Producción, Francisco Cabrera, y de Modernización, Andrés Ibarra. También estuvieron la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.


Durante su exposición, y luego ante la prensa, Cabrera mencionó que durante el primer semestre se anunciaron inversiones por u$s 32.000 millones, pero aclaró que se trata de proyectos de empresas que ya están en el país y que los tenían en carpeta a la espera del cambio de Gobierno. Las nuevas inversiones llegarán –aclaró el presidente de la Agencia de Inversiones, Juan Procaccini–, pero la evaluación es más de largo plazo en esos casos. "Estamos recibiendo muchas empresas interesadas en invertir en el país y hay compañías que están pensando en desembolsos de gran magnitud", agregó el funcionario encargado de acompañar a las empresas en ese proceso.


Los empresarios argumentan que las inversiones no se dan de la noche a la mañana, que requieren un análisis muy exhaustivo y tardan en concretarse. También reconocen que la discusión por tarifas, que llegó a la Corte Suprema de Justicia, los tomó por sorpresa y generó bastante ruido e incertidumbre en cuanto a la gobernabilidad. "El tema tarifario es clave para los inversores porque quieren saber cuál va a ser su costo energético. Y si esta definición se demora, podría arrastrar a la inversión", enfatizó el CEO de Banca Global para las Américas de HSBC, Gerardo Mato, en un encuentro con periodistas.


El directivo agregó que la Argentina tiene la variable internacional a su favor, le falta resolver cuestiones internas, pero hay un denominador común entre los inversiones: le darán tiempo al gobierno de Macri para que vaya mostrando el cumplimiento de los objetivos fijados.


A su vez, admitió que el avance de la Justicia en el tema tarifas no se lo esperaba. Lo mismo enfatizó el titular de FIAT, Cristiano Rattazzi: "Pensé que iba a haber mayor competitividad, pero nunca creí que la política económica la iban a definir los jueces". Pese a los problemas que afronta hoy la industria automotriz, el empresario aseguró que en el sector están llegando inversiones porque "piensan en una economía normal de acá a un año". Y se espera que Brasil – el gran comprador de autos locales– comience a repuntar.


"La gente invierte cuando la economía crece, cuando hay negocios. Y eso aún no se está viendo", remarcó el economista Miguel Kiguel, también de paso por el hotel Alvear. El Indec dio a conocer el miércoles las cifras de actividad de junio, que marcaron un segundo trimestre muy negativo, lo que dejó entrever que la reactivación recién podría comenzar a sentirse hacia el último trimestre. Por lo que el crecimiento –algunos estiman en 3%– llegará a partir de 2017.


Por su parte, el empresario José Urtubey se mostró optimista en que las inversiones van a llegar, aunque remarcó que no son procesos inmediatos. De todos modos, sostuvo que ayudaría que haya mayor unidad de criterio dentro del Gabinete sobre ciertos temas, así como también mayor planificación de las políticas para evitar situaciones como la ocurrida con las tarifas.