Los ejes del plan para blanquear pesos y volcarlos a la construcción

El blanqueo que el sector de la construcción le presentó al Gobierno el viernes pasado tuvo buena repercusión en Casa Rosada. Si bien es cierto que todavía falta un largo camino por recorrer, al menos los primeros pasos fueron buenos.

A grandez rasgos, el plan sectorial tiene en cuenta la "exteriorización de pesos para flujo de inversiones en obras nuevas y en construcción", con lo que buscará "formalizar la globalidad de los emprendimientos privados".

"Buscamos, justamente, que se blanquee ese esquema para posibilitar también el crédito hipotecario. La del blanqueo no es una medida aislada. Se trata de una batería de medidas que está entrelazada", sostuvo ante El Cronista Iván Szschet, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco).

El proyecto de la construcción tiene 11 páginas, y uno de los aspectos que más llama la atención es la idea de crear una Sociedad Simplificada de Construcción, que sería una nueva figura y que presentaría incentivos a inversores y familias, "con efecto fiscal positivo", según señala el documento.

De acuerdo con este nuevo diseño, en caso de que cualquier empresa del mercado quiera derivar la plata que gana en su propio negocio a la Construcción, obtendría como beneficio un diferimiento en el pago del Impuesto a las Ganancias .

Para acceder a este beneficio, sin embargo, esos aportes se deberían mantener en la sociedad hasta el momento de la finalización del proyecto y "hasta la adjudicación de las unidades que le correspondan al accionista que accede al beneficio", explica el trabajo.

Por otra parte, se estableció que, como mínimo el 50% de los aportes de esos accionistas se integren durante la primera mitad del plazo del proyecto.

De acuerdo con los cálculos oficiales, con esta iniciativa se podrían volcar al sistema nada menos que u$s 200.000 millones, es decir lo que se estima que los argentinos tienen actualmente guardado entre el colchón y cajas de seguridad.

Para el Gobierno, además, significaría la posibilidad de incorporar al mercado laboral, sobre todo en un sector que a raíz del freno de la actividad ya perdió nada menos que 50.000 trabajadores.

El propio ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, sostuvo durante los últimos días que se le dará curso al estudio de este plan.

La puesta en marcha de esta iniciativa, que los representantes del sector discutirán con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa , se movería dentro de tres ejes de tiempo.

1) Tercer trimestre

Correría desde agosto próximo y en esta etapa se comenzaría a avanzar con obras que ya estén en curso, utilizando boletos y adhesiones a fideicomisos de desarrollo. También se daría una "activación del régimen de la Ley de Presupuesto de 2019, para viviendas de valor inferior a 140.000 UVAs".

2) Cuarto trimestre

Aquí se propone la "creación de un vehículo para inversión en construcción con incentivos a inversores y familias, con efecto fiscal positivo, un impulso al Crédito Hipotecario en CVS (coeficiente de variación salarial) para el tomador, con un Fondo Anticíclico de compensación de eventuales descalces entre CER y CVS .

3) Última etapa

Ya se aplicaría a partir del año que viene. Para esta instancia el plan propone la "exteriorización de pesos para flujo de inversiones en obras nuevas y en construcción, una Ley de la Vivienda que incentive la inversión permanente en vivienda para la venta, alquiler o leasing, para los sectores medios de la población". También se habla del incentivo de créditos hipotecarios implementados contra la posesión de los inmuebles.

Tags relacionados