Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Los dos abriles de Lázaro, el principio de la pesadilla K

Los dos abriles de Lázaro, el principio de la pesadilla K

Tal vez hoy, a un día de que se cumpla el segundo aniversario de su detención, sea difícil dimensionar el impacto que tuvo la noticia aquella tarde del 5 de abril.

Lázaro Báez en prisión representaba el inicio de la pesadilla judicial del kirchnerismo, ya fuera del Gobierno. Nunca fue funcionario, per en 12 años de los Kirchner en el poder, pasó de ser un empleado bancario en Santa Cruz a un próspero empresario, sospechado de ser testaferro de la familia presidencial.

A partir de su detención, ordenada por el juez Sebastián Casanello, la Justicia comenzó a tomar decisiones que fueron cercando a los principales ex funcionarios K.

Una semana después, el 13 de abril de 2016, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue a Comodoro Py a declarar por la acusación en su contra en la causa dólar futuro, hoy debilitada desde lo procesal, pero próxima a juicio oral y público. A CFK la acompañaron decenas de miles de personas bajo una lluvia intensa. La militancia en su esplendor, en el inicio de la Presidencia Macri.

Luego llegaron, sin repetir y sin soplar, los "bolsos" de José López, las detenciones de Amado Boudou, Carlos Zannini, Julio De Vido, las liberaciones de los dos primeros, las increíbles escuchas judiciales que trascendieron entre Cristina y Parrilli, la cárcel y libertad para Cristóbal López, y la supuesta persecución de la Justicia y el Gobierno contra el sindicalismo, por citar algunos hechos relevantes ocurridos en estos dos años.

Semejante desgaste en la imagen de la ex presidenta y su gobierno derivaron en que, en octubre de 2017, Cambiemos ratificara un triunfo electoral contundente en todo el país.

A dos años de aquél momento, aun en un contexto de caída de la imagen de Macri, los intentos del PJ por rearmarse hacia 2019 parecen prescindir de Cristina como cabeza. Incluso siendo la candidata opositora más votada, tiene un techo cada vez más bajo y un piso que la empezó a acechar hace dos abriles.