Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Los docentes de la UBA podrán seguir dando clases hasta los 70 años

Así lo determinó un fallo de primera instancia, que declaró inconstitucional una resolución de las autoridades universitarias por la que pretendían impedir esa posibilidad, con arreglo a un estatuto interno de la Casa de Estudios que los jubilaba a los 65.

Los docentes de la UBA podrán seguir dando clases hasta los 70 años

Es un conflicto que lleva años. Que supuso paros y movilizaciones, declaraciones, resoluciones, proyectos de ley y campañas por casos emblemáticos, cuando se vieron involucrados docentes prestigiosos a los que pretendían quitarles su cátedra para jubilarlos. Ahora, un fallo en primera instancia la Justicia le dio la razón a la Asociación Gremial Docente (AGD) de la UBA y declaró inconstitucional una resolución de las autoridades universitarias por la que se pretendía impedir que los docentes de esa casa de estudios pudieran optar por seguir cinco años más al frente de sus alumnos tras recibir la intimación a jubilarse a los 65 años.

El Juzgado Contencioso Administrativo Federal 1 confirmó, por un lado, la constitucionalidad de la ley previsional N° 26.508 de los docentes universitarios, que les permite esa opción, al rechazar la pretensión de la UBA que la objetó en esos términos. La resolución rechazada por la Justicia es la 2067/11 del Consejo Superior de la UBA, que bloqueaba la aplicación de esa ley con el argumento de la autonomía universitaria. La afectación de la autonomía estaría dada, según las autoridades de la UBA, por la existencia de un artículo de su Estatuto interno, el 51, que establece que el docente debe jubilarse sin más pasado cierto plazo desde la intimación al llegar a las edades topes, incluso sin considerar si el profesor completó los aportes.

Para la Justicia, en cambio, “la potestad de fijar los requisitos legales para la jubilación es exclusiva del legislador y no puede la Universidad invocar razones estatutarias o de orden interno para pretender dejarlas sin efecto”.

Por eso el fallo culmina por rechazar “la acción declarativa de inconstitucionalidad entablada por la Universidad de Buenos Aires” y hace lugar “parcialmente a la acción iniciada por Asociación Gremial Docente” al declarar “la inconstitucionalidad de la resolución del Consejo Superior nº 2067/11, en los términos que surge del presente pronunciamiento”.

La AGD opina, además, que “la autonomía universitaria fue comprendida como un principio de ampliación de derechos, por lo tanto constituye una manipulación y desnaturalización de sus fundamentos esenciales, invocarla para aplicar una norma que daña derechos laborales adquiridos”.

Aunque se descuenta que el Rectorado va a apelar la resolución, fuentes que siguen de cerca la actividad de las autoridades dijeron que la decisión de hacerlo o no se tomará la semana que viene, cuando también saldrá una comunicación institucional, anticiparon ante El Cronista.

La opción hasta los 70 tiene para el sindicato universitario un sentido distinto del que defiende el Gobierno cuando impulsa la extensión de la edad jubilatoria. “Este derecho permite, por un lado, que muchísimos docentes, perseguidos por la dictadura, alcancen la antigüedad para acceder a la jubilación. Por otro, preservar en la universidad pública cátedras, equipos, proyectos y saberes de sus más destacados y experimentados integrantes”, sostienen.

Los docentes universitarios enrolados en AGD consideran estratégica para sus intereses la defensa de la ley de Jubilaciones que aprobó el Congreso en 2009, entre otras cosas, porque, además de lo que atañe a la opción de seguir hasta los 70 años, la norma establece un salario del 82% del último haber para el profesor que se jubile y su actualización según el salario de los activos”.

“Este conflicto arranca porque las autoridades de la UBA se negaron, en base al artículo 51 del estatuto universitario, a respetar la parte de la ley que, teniendo en cuenta la particularidad del trabajo académico, establece el derecho a optar hasta los 70 años a todos los docentes universitarios, aduciendo la autonomía universitaria”, señaló en un comunicado Ileana Celotto, secretaria general de AGD UBA.

“Durante todos estos años, a través de acciones gremiales, AGD UBA defendió caso por caso a todos los docentes afectados. Ahora, este fallo nos da la razón en esta pelea de tantos años, pero además deja en claro que la autonomía universitaria no puede ser utilizada para vulnerar derechos de los trabajadores”, finalizó.

Fuentes que siguen de cerca el conflicto en torno a este tema dijeron a El Cronista que, en general, lo que sucede ante cada reclamo cuando se intenta jubilar a un profe que quiere seguir es que se logra en cada caso una resolución por la que se le extiende el cargo un año más y así en lo sucesivo.

 

Sentencia AGD c7 UBA by Leonardo Villafañe on Scribd