Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los beneficios impositivos y financieros para PYMEs que avanzan en el Congreso

La semana pasada, la Cámara de Diputados dio media sanción a un proyecto de ley que otorga beneficios fiscales y financieros a favor de las PyMES. El proyecto, que en los próximos días será tratado por el Senado, en el primer capítulo establece un tratamiento impositivo especial para el fortalecimiento de las pequeñas y medianas empresas. En el segundo título se prevé un plan de fomento de inversiones que se realicen, ligándolo a ventajas tributarias. Además, se propone realizar una nueva definición y categorización de las PyME considerando, además de los niveles de facturación, la ubicación geográfica, el personal ocupado y el valor de los activos, aspectos que tendrán que ser definidos por el Ministerio de Producción. Por último, se otorga ventajas que tienen que ver con el sistema de financiamiento de las empresas.

1. Tratamiento impositivo especial:

Los contribuyentes que encuadren dentro de la categoría de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas no pagarán el Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta, desde el ejercicio 2017.

La ley ómnibus de blanqueo, sancionada recientemente, ya prevé que este tributo se elimine para todos las empresas a partir del año 2019.

Por otro lado, las definidas como pequeñas empresas podrán computar el 100% del Impuesto sobre los débitos y créditos bancarios como pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias. En cambio, las medianas que integran el “Tramo I” de la clasificación realizada por la ley 25.300, podrán computar el 50% de ese impuesto. El cómputo del pago a cuenta podrá realizarse en la declaración jurada anual o en los anticipos de Ganancias. De generarse saldo a favor, por el descuento efectuado, la empresa podrá solicitarle a la AFIP a reducir sus anticipos.

Actualmente, todos los contribuyentes pueden descontar sólo el 34% del tributo cobrado por las acreditaciones (depósitos) de Ganancias y de Mínima Presunta.

Otro beneficio que se prevé, siempre para ese tipo de empresas, es poder ingresar el IVA a los 90 días. Si bien, a partir de este mes de junio, la AFIP autorizó ingresar el impuesto trimestralmente, el pago se tiene que efectivizar en la fecha de vencimiento del tercer mes que integra el trimestre. De esta manera, de salir la ley se daría más plazo para pagar. 

Por otro lado, en los casos que los pequeños contribuyentes posean saldos a favor y a la vez sean deudores del Fisco, se permitirá la compensación directa de los saldos, a través del sistema de “Cuentas Tributarias”. Por último, en materia impositiva, se faculta a la AFIP para efectuar tareas de simplificación tributaria para aliviar la carga que tienen las PYMES; y al Poder Ejecutivo a otorgar beneficios tributarios diferenciales a favor de las empresas que se encuentren ubicadas en zonas de frontera.

1. Fomento de inversiones:

Se crea un Régimen de fomento de inversiones productivas para las PYMES, que se realicen, entre el 1 de julio de 2016 hasta el 31 de diciembre de 2018, en bienes de capital y obras de infraestructura. Se favorecerán las inversiones en la fabricación, la importación y la compra de bienes nuevos o usados, excluyéndose automóviles. Se mantendrá la estabilidad fiscal para las PYMES, no pudiendo incrementarse la carga impositiva y se invita a las provincias a que hagan lo mismo con los impuestos provinciales y municipales. Las empresas que hagan este tipo de inversiones, podrán computar el 10%, de las mismas, como pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias, en el ejercicio que se hace la inversión; hasta el límite del 2% calculado sobre sus ventas. Para las empresas ubicadas en el “tramo I” de las categorías vigentes de PYMES el límite será del 3% sobre sus ventas. Asimismo, para las nuevas empresas habrá posibilidades de cómputo de pago a cuenta en el Impuesto a las Ganancias, del 10% de las inversiones y si queda aún un saldo pendiente se trasladará durante 5 años. Por otro lado en el IVA, los saldos a favor originados por créditos fiscales técnicos que se logren por esas inversiones se podrán transformar en un bono que podrá ser utilizado luego para cancelar otros impuestos nacionales.     

Finalmente en el proyecto de ley se propone modificar, anualmente, los parámetros para considerar a las empresas en la categoría de pequeñas y medianas. Además, se prevé otorgar un Régimen de bonificación de tasas de interés, con mayores porcentajes para las que se encuentren ubicadas determinadas regiones del país.

Clasificación de PyME vigente (ley 25.300):