Domingo  07 de Octubre de 2018

Los argentinos, los que más temen que la robotización destruya empleo

Un informe de un think thank sobre la mecanización del trabajo en 27 países arrojó que Argentina es donde hay una mayor cantidad de gente preocupada por los cambios y es uno de los apenas cuatro donde predomina el escepticismo. ¿Los más optimistas? Túnez, Kenia y Filipinas, donde casi todos ven una puerta al progreso. 

Los argentinos, los que más temen que la robotización destruya empleo

Más de la mitad de los argentinos cree que la mecanización de tareas cada vez más complejas reducirá la cantidad de puestos de trabajo, según un informe del think thank estadounidense Pew Global Research, que analizó la opinión pública al respecto en 27 países.

El estudio remarcó que fue en Argentina donde se observó mayor escepticismo con respecto al impacto de la robotización en el mercado laboral.

El 53% de los encuestados pronosticó que generará destrucción de empleo humano, mientras que apenas 19 de cada 100 auguraron que contribuirá a crear nuevos puestos de trabajo. El porcentaje restante señaló que no tendrá influencia en el asunto.

 

Después de Argentina, el mayor nivel de pesimismo se concentra en Italia. El 51% predice que se perderán empleos con el advenimiento de las nuevas tecnologías en el mercado de trabajo, mientras que apenas un 17% piensa que surgirán nuevas labores para las personas.

"Tanto en Argentina como en Italia el comercio y las exportaciones como parte del PBI aumentaron desde principios de siglo, a la vez que la proporción de la población en cada país que está empleada se mantiene relativamente sin cambios", señaló el informe de Pew Global Research.

La distancia con respecto a los demás es muy amplia, pues el tercer país con mayor cantidad de pesimistas con respecto al futuro mercado laboral es Francia, con un 38% que cree que se perderán empleos -cifra casi 30% menor que la de Argentina- y un 32% que vaticina que se crearán nuevos puestos.

El otro país con un diferencial negativo es Japón, con un 32% de escépticos a la tecnología en el trabajo y apenas un 21% de entusiasmados.

Los otros países latinoamericanos que aparecen en el relevamiento son Brasil y México, con perspectivas más alentadoras que las que hay en Argentina. En ambos la porción de escépticos alcanza el 26%, mientras que los que vislumbran la existencia de nuevas oportunidades laborales llegan al 40% y al 35% de los encuestados, respectivamente.


Los más optimistas


En el otro extremo, el mayor optimismo con respecto a las nuevas tecnologías en el ámbito laboral se registró en Kenia, Filipinas y Túnez, países que Pew Global Research califica como emergentes. 

En Túnez el 67% espera la generación de más empleos, mientras que sólo el 13% cree que habrá menos trabajo, mientras que en Kenia los guarismos son similares: el 66% manifestó optimismo, mientras que sólo el 18% teme al impacto tecnológico. La porción de entusiasmados alcanzó el 61% en Filipinas, mientras que la de pesimistas es de sólo 7%.

Entre los países desarrollados, los habitantes de Países Bajos y de Polonia son los más entusiasmados con la robotización laboral: el 61% de ambas muestras de encuestados cree que gracias a este proceso se crearán nuevos puesos de trabajo, contra un apenas 11% y 15% de escépticos, respectivamente.

Luego, les siguen España (58% a favor de la robotización y 16% en contra), Corea del Sur (57% a favor y 22% en contra), Israel (57% a favor y 27% en contra) y Suecia (56% a favor y 21% en contra).