Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Analistas, más pesimistas, esperan déficit fiscal de 6,2% del PBI en 2017

Los ingresos fiscales provenientes del blanqueo trajeron cierto alivio a las cuentas públicas durante el primer trimestre. Aún así, los analistas son escépticos acerca del escenario planteado por el Gobierno, de alcanzar una meta de 4,2% de rojo primario.

Analistas, más pesimistas, esperan déficit fiscal de 6,2% del PBI en 2017

Un relevamiento de FocusEconomics da cuenta de que, para 2017, los analistas estiman un mayor déficit fiscal (en el sentido amplio, no contemplando sólo el primario) que 30 días atrás: mientras que de las encuestas a consultoras y bancos surgió en marzo que se esperaba un rojo de 5,2% del PBI, ahora ese promedio subió un punto porcentual hasta el 6,2%.

En el espectro de respuestas las variaciones van desde un déficit fiscal de 4,8% del PBI hasta un 7%. El primer caso, del menor rojo, lo pronostican desde FIEL (le sigue en optimismo el JP Morgan, con 5,3%). En el otro extremo, los más pesimistas son los de Capital Economics, con el 7%. No obstante, cercanos están varios, con una estimación de 6,9%, como Societe Generale y UBS; y otros con un 6,8%, como M&F Consultora.

También un informe del IERAL, instituto de investigaciones de la Fundación Mediterránea, advierte que “bajo el supuesto de una evolución de los ingresos tributarios del orden del 30% interanual de aquí en adelante, para cumplir con la meta de déficit primario (4,2% del PIB), el gasto primario debería desacelerar a una variación interanual de 25,9% en lo que resta del año”.

Y, en línea con lo que desde el Gobierno prevén, tal como dijo el ministro Nicolás Dujovne, de poner mayor foco en la reducción de subsidios, desde IERAL mencionan que el recorte en este gran rubro deberá ser de, al menos, un 75% en comparación con 2016.

La intención de reducir el gasto público con menores erogaciones en concepto de subsidios económicos tiene una justificación: en el desagregado se advierte la gran proporción que alcanzan las partidas que son inflexibles a la baja. “En 2016, prestaciones sociales y salarios de la Administración Pública representaron el 61,5% del total de las erogaciones primarias. Las transferencias automáticas a provincias aumentaron a un ritmo interanual de 29% en el primer trimestre”, identifican desde IERAL.

El próximo lunes 24, el Ministerio de Hacienda tiene previsto difundir el resultado fiscal a marzo. Se espera que el primer trimestre alcance con holgura la meta prevista, de un déficit primario de $ 58.500 millones, tras los ingresos tributarios del blanqueo que sólo en el tercer mes del año implicaron recursos por $ 28.000 millones. El desafío vendrá en los meses siguientes, cuando ya la ayuda fiscal por esta vía esté agotada.