Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los aceiteros vuelven a desafiar el techo salarial: piden casi 43% y 20.384 pesos de mínimo

El gremio fue el que conmovió las paritarias del 2015, cuando lograron una suba de 36% y el piso actual de $14.300, que es lo que calculan como equivalente a la “canasta familiar”.

Los aceiteros vuelven a desafiar el techo salarial: piden casi 43% y 20.384 pesos de mínimo

La Federación de Trabajadores Aceiteros resolvió hoy en un Plenario nacional que el salario mínimo del sector debe llegar a 20.384 pesos, es decir 42,54% de suba respecto de los 14.300 que tienen hoy para la categoría peón, desde abril último, cuando se cerró la paritaria 2015 tras 25 días de huelga que paralizó el principal polo sojero exportador del país. Ese convenio salarial vence el 31 de marzo próximo.

La Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina tomó esa determinación en su Séptimo Plenario Nacional de Delegados aceiteros y desmotadores, que se realizó en Rosario

“Según los cálculos propios, basados en las estadísticas oficiales existentes, el Salario Mínimo, Vital y Móvil para el mes de marzo de 2016 debe alcanzar el monto de $ 20.384, y el Plenario resolvió llevar ese planteo a las cámaras patronales de modo de que sea ese el salario inicial de la menor categoría, para el trabajador sin calificación (peón), entre otros elementos que componen el pliego de peticiones”, sostiene el sindicato en un comunicado.

El Plenario “repudió las decenas de miles de despidos y los hechos de represión contra trabajadores de parte del nuevo Gobierno Nacional y su intento de cercenar de forma inconstitucional los derechos de opinión, protesta, manifestación y huelga a través de la resolución ministerial del denominado ‘Protocolo de actuación de las fuerzas de seguridad‘.

Y mandató a la Federación a comenzar “un plan de lucha en el momento que lo considere oportuno, de cara a la negociación colectiva en el marco del vencimiento del último acuerdo salarial”.

El gremio fue el que conmovió las paritarias del año pasado, cuando lograron una suba de 36% y el piso actual de $14.300. Los aceiteros se distinguen de los restantes gremios porque orientan su posición salarial en función de lo que determinan como “canasta familiar”, que es lo que, para ellos, debe ganar la categoría más baja del convenio. De esa actualización surge el porcentaje que exigen en la negociación.

Para esta postura, los gremialistas apelan a la Constitución: “Se ratificó la defensa del Salario Mínimo, Vital y Móvil según su definición en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional y artículo 116 de la Ley de Contrato de Trabajo, esto es: ‘la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas de familia, en su jornada legal de trabajo, de modo que le asegure alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión‘.