U$D

MIÉRCOLES 19/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

“Los Estados suelen cooperar por sus propios intereses”

Amrita Narlikar, presidenta de Giga, cree que el principal desafío en la cumbre del G20 es la falsa dicotomía entre el interès nacional y el interés global.

“Los Estados suelen cooperar por sus propios intereses”

Amrita Narlikar participó del G20 de Hamburgo y es la presidenta del Instituto Alemán de Estudios GlobalesyRegionales(GIGA).

- ¿Cuáles son los principales desafíos de esta cumbre?

- El más serio desde mi punto de vista es la falsa dicotomía que se está creando entre el interés nacional y el interés global, y esto dificulta mucho la cooperación internacional.

Hoy, los populistas (tanto de izquierda como de derecha) argumentan que si quiere perseguir su interés nacional, tiene que abandonar sus compromisos y responsabilidades internacionales.

Y desafortunadamente, los liberales favorecen a los populistas cuando, por ejemplo, critican a Trump por su discurso “Primero Estados Unidos” y reclaman a los líderes mundiales que pongan “primero el planeta” o plantean que “el nacionalismo es traición”.

Equivocadamente, este desafío a Trump asume que los estados cooperan por razones altruistas. De hecho, los estados suelen cooperar por sus propios intereses.

Por ejemplo, los estados europeos eligen agrupar su soberanía porque creen que esto contribuye a la paz  y prosperidad.

Un segundo desafío muy importante tiene que ver con la geoeconomía.

Especialmente con el ascenso de China y su persecución de metas geoestratégicas a través de la economía, el trabajo del G20 se ha vuelto mucho más complicado. Uno puede tener problemas con una gran cantidad de decisiones que está tomando Trump, pero tenemos que reconocer que ha alertado con razón al mundo sobre el problema del mal uso que hace China del sistema multilateral de comercio, algo sobre lo que Europa fue muy complaciente por dema- siado tiempo. Es positivo que haya una reunión planificada entre Trump y Xi durante el G20, pero estaría muy sorprendida si obtenemos un verdadero avance.

Los problemas de la forma de globalización de China son fundamentales y están en desacuerdo con lo que representan otras economías del G20. En términos de resultados, deberíamos mantener bajas nuestras expectativas. Pero si el G20, incluso sin una declaración clara y unánime, fuera capaz de iniciar un serio debate sobre como reformar la globalización y la gobernanza global, eso ya sería una importante y positiva evolución.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés