Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

López, desafiante con las empresas, pidió que digan si hubo "retornos"

Detenido desde junio, el ex funcionario resaltó la política kirchnerista y negó que haya habido discrecionalidad en el reparto de fondos. En el mismo caso declararon Cristina, De Vido y Báez

Detenido desde junio pasado, José López fue a declarar en medio de un fuerte operativo de seguridad

Detenido desde junio pasado, José López fue a declarar en medio de un fuerte operativo de seguridad

El juzgado de Julián Ercolini fue el más concurrido de la semana en Comodoro Py, a raíz del raid de declaraciones indagatorias que se realizaron y que incluyeron a ex funcionarios del kirchnerismo, con la ex presidenta Cristina Fernández a la cabeza, y, también, el ex ministro de Planificación Julio De Vido y el detenido empresario Lázaro Báez. Ayer fue el turno de José López, ex secretario de Obras Públicas preso desde junio, y quien aseguró que "no hubo discrecionalidad ni arbitrariedad en el manejo de la obra pública durante los 12 años de gobierno del Frente para la Victoria".

López declaró durante tres horas en el marco del expediente en el que se investiga el presunto direccionamiento de la obra pública en favor de Báez. El ex funcionario recurrió a un estilo de defensa similar al utilizado por Cristina, según informaron fuentes judiciales: afirmó que las empresas de Báez no fueron la que más obras públicas realizaron y pidió que sean citados como testigos distintos empresarios y funcionarios del actual gobierno. López incluso fue más allá. En el punto más polémico de su exposición, sostuvo que estaba dispuesto a carearse con los responsables de todas las empresas a las que les adjudicaron obras públicas y reclamó que se les pregunte si alguna vez se les solicitó un "retorno". Cabe recordar que López fue encontrado el 14 de junio pasado mientras intentaba ocultar u$s 9 millones en un monasterio en la localidad de General Rodríguez. Tras ello fue detenido por orden del juez Daniel Rafecas, que instruye la causa en su contra por enriquecimiento ilícito.

López ingresó al juzgado del juez federal Julián Ercolini pasadas las 10 de la mañana, allí se encontró con sus abogados Fernando Sánchez y Diego García, escuchó la imputación en su contra, manifestó que estaba "a disposición de la justicia" y expuso su versión de los hechos sin responder preguntas.

En la primera parte de su declaración, el ex secretario de Estado remarcó que la cartera que el encabezaba fue la que tuvo a cargo el Plan Nacional de Obras Públicas "aplicado en todo el país desde el 25 de mayo de 2003 hasta el 10 de diciembre de 2015", aprobado "por el Congreso Nacional". Sin embargo, remarcó que tras el desarrollo del Plan, su Secretaría no era la encargada de aprobar los presupuestos, ni de realizar las licitación, ni de auditar. "Si se consideran en números las obras, el 95% de las que se ejecutaron se desarrollaron en forma descentralizada, lo que permitió construir más de 40 obras en todo el país", afirmó el ex funcionario, que buscó marcar los límites de la responsabilidad del Estado.

Detenido en Ezeiza, como Báez, López pidió ayer que sean citados a explicar sus dichos el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y el titular de la Dirección Nacional de Vialidad, Javier Iguacel, quienes dijeron que "se robó haciendo obra pública" y que hubo una "cartelización" de materia.

En el final de su declaración, López presentó el ranking de obra pública encabezado, en orden, por Techint, de Paolo Rocca; Electroingeniería, de Osvaldo Acosta y Gerardo Ferreyra; y por Iecsa, de Ángel Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri.

El ex funcionario pidió que todos los empresarios del listado de 37 firmas que presentó por escrito, sean llamados a brindar testimonio y que se les pregunte si fueron prohibidos de presentarse a alguna licitación, si participaron de algún arreglo espurio o si se les pidió alguna coima.