Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

López, cerca del juicio oral por enriquecimiento ilícito

José López, el ex secretario de Obras Públicas kirchnerista arrestado hace dos meses en un convento de General Rodríguez, quedó a las puertas del juicio oral por enriquecimiento ilícito por los casi u$s 9 millones que se encontraron en su poder al momento de su detención
Es que, según indicaron fuentes judiciales, la defensa desistió de la apelación al procesamiento que iba a ser revisado por la Sala II de la Cámara Federal, pues el ex funcionario quiere ir rápido al debate oral y público.
Pero el juez Daniel Rafecas debe resolver aún si amplía el procesamiento de López por la casa de Dique Luján, en Tigre, que fue inspeccionada hoy nuevamente por el magistrado. El objetivo de la supervisión fue verificar el lugar donde el ex funcionario kirchnerista tenía guardados millones de dólares: un contrapiso en el tanque de agua, arriba de su habitación matrimonial.
En su indagatoria del jueves, López contó donde ocultaba el dinero que, según sus palabras, pertenecían a "la política".
Junto a la ampliación de la acusación a López, Rafecas debe resolver si, como pidió el fiscal Federico Delgado, también procesa como partícipes a la esposa del ex funcionario, María Amalia Díaz; a los dos supuestos testaferros, el empresario Eduardo Gutiérrez y el contador Andrés Galera, y como encubridora a la monja Celia Inés Aparicio, conocida como la hermana Inés.
El juez hizo lugar ayer al pedido de Delgado para que una junta médica analice si efectivamente es inimputable la jefa del convento, la madre Alba.
Mientras, López –que en su indagatoria despegó del caso a su esposa y a las monjas y desmintió ser dueño de la casa del Tigre– resolvió apurar su juicio oral y desistió de que se revisara el primer procesamiento en su contra.