López Murphy: “El fracaso de Macri permitió el regreso del régimen kirchnerista

El exministro de Economía abrió la posibilidad para volver a presentarse como candidato el año que viene en representación de un amplio espacio político. En diálogo con El Cronista confiesa que apunta a un sector descontento con Juntos por el Cambio.

Tras más de una década de estar alejado de la política partidaria, el economista Ricardo López Murphy quiere volver al ruedo. Fue ministro de Defensa y de Economía de Fernando De la Rúa antes de la crisis de 2001 y luego, en 2003 compitió como candidato a presidente y quedó a solo 6 puntos de Néstor Kirchner en la primera vuelta electoral en la que se impuso Carlos Menem, quien terminó renunciando al ballottage. En una entrevista con El Cronista, López Murphy explica los motivos de su decisión de retornar a la competencia política y se presenta con la aspiración de representar a amplios sectores que quedaron desencantados con la experiencia de gobierno que lideró Mauricio Macri al frente de Cambiemos.

¿Por qué decidió volver ahora, tras años alejado de la vida política?

En realidad no estuve alejado, seguí recorriendo el país durante años y dando casi 100 conferencias por año. Estuve en la política arquitectónica, de las ideas. Me alejé de la política agonal después de varias derrotas. Creo que después del episodio de octubre, cuando se derrumbó el gobierno anterior, quedó un vacío muy grande. Hay una fracción de la sociedad que tiene una visión muy diferente al actual gobierno pero también una gran discrepancia con el anterior. Ese vacío es el que estamos tratando de cubrir.

En el pasado estuvo cerca de Mauricio Macri, ¿por qué elige otro camino?

Yo me separé de ellos en 2007, hace mucho tiempo. Yo no estaba de acuerdo con la estrategia que se seguía y creo que esa previsión fue correcta. Esa estrategia iba a terminar inexorablemente en un fracaso como terminó.

Considera que el gobierno de Macri fue un fracaso entonces.

En materia económica no hay ninguna duda. Eso es lo que dio el lugar al retorno del régimen kirchnerista.

¿Su armado actual está más cerca de José Luis Espert o Javier Milei que de Macri?

La cuestión crucial para mí es organizar en todo el país vehículos institucionales que puedan expresar ese espacio que no está representado por Juntos por el Cambio. En esa línea nosotros vamos a tener la mayor apertura y flexibilidad posible.

¿Pero con qué dirigentes está construyendo?

Una parte tendrá que armarse con gente que no ha estado en la política, va a tener que ser nuevo. Si no vamos a repetir lo que había, y lo que había fracasó.

¿Cómo analiza los primeros meses del gobierno de Alberto Fernández?

No tenían un diagnóstico preciso sobre la realidad de la crisis argentina. El corazón del problema argentino es el descalabro en materia fiscal, de mercado de capital y de falta de exportaciones. El Gobierno se basó con que eso se resolvía con un cepo muy fuerte y que no había un problema importante en el sector público, y en realidad lo hay.

¿Qué opina sobre el acuerdo de la deuda?

Que se demoró, se intentó con propuestas que no iban a funcionar. Se arribó a un arreglo muy parecido al de Ecuador, que era lo que creía que iba a ocurrir. Que se haya logrado un acuerdo es positivo, como lo es que finalice la negociación de la deuda interna y que lleguen a un acuerdo con los organismos multilaterales. Cuanto antes lo hagan habrá menos incertidumbre, menos caída de la actividad y menos fragilidad.

Albero Fernández dijo que no cree en los planes económicos. ¿Es un mal punto de partida?

Es muy difícil que usted pueda administrar un Estado sin un plan, un programa financiero o un presupuesto. No existe eso. Hay cuatro millones de empleados públicos, 10 millones de jubilados, 8 millones de planes sociales, ¿cómo hace para organizar eso sin un plan detallado y articulado? Desgraciadamente recién lo conoceremos cuando lleguen a un acuerdo con el FMI. Ahí va a estar el programa explícito y transparente. Lo mejor sería que lo hicieran por la responsabilidad institucional de presentarse al Congreso.

Hay muchos votantes que no habían nacido cuando usted fue ministro. ¿Qué les diría de su gestión?

Que fue un intento serio y responsable de ordenar las cuentas fiscales para que no se produjera la crisis que sufrimos con posterioridad. Si se corrige a tiempo, es más sano política, económica y socialmente. La prevención es más barata que la terapia, en economía como en salud.

En 2003 estuvo muy cerca de ser presidente. ¿Cómo imagina que hubiera sido su presidencia?

Se hubieran conjugado la institucionalidad, la economía de mercado, la decencia como norma pública con unas circunstancias increíblemente favorables. Los argentinos se hubieran enamorado de la economía de mercado. Hubiera sido formidable para el país.

De los 200 años de historia argentina fueron los más favorables para gobernar, pero se desperdiciaron. Si se hubieran utilizado bien se habrían resuelto los problemas estructurales. Las verdaderas opciones que uno tiene en la vida son en los años de prosperidad. En los años desgraciados uno hace lo que puede.

¿Los años de Macri fueron más complicados para gobernar?

Fueron más difíciles. Creo que lo hubiera ayudado reconocer la dificultad de esos años. Parte de la política es hacer una actividad docente: explicar los dilemas que enfrentamos y cuáles son las opciones.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios