¿Llega la recuperación? Las consultoras baten pronósticos de la pospandemia

Pese a las proyecciones positivas que esbozaron algunos funcionarios, los economistas estiman niveles de actividad por debajo del comienzo del año con una leve pendiente positiva, que retardaría una reactivación homogénea en todos los sectores.

Las principales consultoras económicas están lejos de compartir el optimismo con el que públicamente se han expresado el presidente Alberto Fernández y sus funcionarios respecto del nivel de actividad económica y la recuperación que se espera una vez que la pandemia de coronavirus quede atrás.

El pasado miércoles, con ocasión del Día de la Industria, el presidente anunció medidas de alivio basadas en el crédito e incentivos para la contratación de personal en la industria. Desde el mismo escenario, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, aseguró que "hay una recuperación importante, pero nada está resuelto".

La aseveración del ministro se basaba señales de recuperación mayores a los esperados debido a un nivel de actividad industrial que parecía haberse acercado en julio al ritmo que registraba a inicios de marzo, antes de que la pandemia de coronavirus y la cuarentena afectasen la vida de los 45 millones de argentinos. 

Sin embargo, los datos que se fueron conociendo recientemente parecen ajustar los pronósticos. De acuerdo a los economistas de la firma Invecq, la actividad agregada no muestra señales de volver al punto previo a la cuarentena sino que “se queda a mitad de camino en una especie de meseta o de continuación de la recuperación, mucho más lenta".

Tomando en cuenta las tasas de variación interanual de la actividad que elabora el Indec y de la recaudación real de los impuestos más ligados al ritmo de la economía (IVA, por ejemplo), la consultora advierte una desaceleración de la recuperación entre julio y agosto, que podría continuar en una meseta, desde septiembre en adelante.

Invecq estima que la recuperación se demora por dos razones: una oferta que no puede volver a tomar ritmo por las restricciones que todavía permanecen, y una demanda golpeada por el aislamiento, que condujo a una pérdida de capacidad productiva, quiebras de empresas y destrucción de empleo, con el consecuente retroceso en los ingresos y la incapacidad de alimentar la demanda agregada.

El panorama descripto también lo comparte Ecolatina. El socio director de esta consultora, Lorenzo Sigaut Gravina, estimó que en la segunda mitad del 2020 se registrará "una meseta más baja que la previa a la pandemia, con leve pendiente positiva".

Sigaut señaló que la "recuperación en V" que se aguardaba en despachos oficiales difícilmente ocurra puesto que eso "implica recuperar niveles de actividad precrisis rápidamente", lo que está lejos del alcance, en su opinión.

¿Cómo sigue la recuperación del nivel de actividad? Yo imagino esta forma (no se que letra es) para la segunda mitad del 2020: una meseta más baja que la previa a la pandemia, con leve pendiente positiva! pic.twitter.com/PzloNc7dtm

— LorenzoSigautGravina (@LSigautGravina) August 27, 2020

La lenta recuperación -o el amesetamiento- también ha sido opinión compartida por Miguel Ángel Broda, que incluso se ha referido a la evolución de la actividad económica valiéndose de "la pipa Nike". Desde hace un mes, el economista sostiene que "la crisis tiene una magnitud enorme en una economía compleja que viene cayendo fuertemente a corto y largo plazo" mientras el Gobierno focaliza "en controlar los síntomas en vez de ir a las causas".

El desenlace del año económico dependerá en buena medida de la evolución de la situación sanitaria, que parece empeorar con números cada vez más preocupantes en el Interior del país. Tal escenario ha llevado al presidente a amenazar con presionar "el botón rojo" y volver a un esquema de confinamiento más severo, como en los hechos se ha podido comprobar en algunas localidades de Santa Fe o Jujuy, donde los casos pusieron en alerta a las autoridades locales.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Compartí tus comentarios