Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Lijo: “Parte del financiamiento de la campaña 2007 tenía origen ilegal”

Tras conocerse el procesamiento de exfuncionarios y empresarios por lavado de dinero en la campaña electoral de CFK, el juez federal aseguró que ninguno de los aportantes "tenía capacidad económica para hacerlo”.

Juez_Lijo

Juez_Lijo

El juez federal Ariel Lijo reafirmó hoy que “parte del financiamiento que se obtuvo para la campaña” proselitista que llevó a Cristina Fernández de Kirchner a la presidencia en 2007 “tenía origen ilegal” y, por lo tanto, se trató de “una operación de lavado de dinero”.

“Se terminó demostrando que parte del financiamiento que se obtuvo para la campaña, fundamentalmente el que tenía que ver con el aporte de las droguerías, tenia origen ilegal y, por lo tanto, era una operación de lavado de dinero”, dijo Lijo en declaraciones a radio Nacional.

De esta forma, el magistrado explicó los fundamentos de los procesamientos que dispuso hoy en el marco de una causa que investiga el origen de los fondos con los que se financió parte de la campaña del Frente para la Victoria de cara a las elecciones del 2007. 

Los procesamientos abarcan al ex superintendente de Servicios de Salud y recaudador de la campaña, Héctor Capaccioli; el ex legislador porteño Sebastián Gramajo; y Néstor Lorenzo, Carlos Torres, Gabriel Brito y Solange Bellone, viuda de Sebastián Forza, una de las víctimas del triple crimen de General Rodríguez cuya autoría intelectual se atribuye a Ibar Pérez Corradi.

“Ninguno de los aportantes tenía la capacidad económica para hacer los aportes que hicieron”, sostuvo Lijo y recordó, además, que, de hecho, algunas esas personas “están hoy procesadas por asociación ilícita en la causa de la mafia de los medicamentos, o imputadas con presunciones severas en la causa de tráfico de efedrina”.

En diálogo con radio Belgrano, el magistrado aclaró que todo esto hizo que la investigación fuera muy “compleja” y que la causa se haya extendido en el tiempo, “mucho más de lo que es aconsejable”. “La complejidad de la investigación, las vicisitudes procesales que tuvo y las pericias contables que se requirieron, hicieron que la causa se demorara muchísimo más de lo que me hubiese gustado”, reconoció.

Tras dejar en claro que se trató de una operatoria de lavado de dinero, explicó que “las personas responsables y que estaban en conocimiento de esta situación son las que estaban imputadas y procesadas”. 

No obstante, señaló que en el expediente no tienen pruebas de que el resto de los imputados “estuviera al tanto o hubiera apañado o consentido esta situación”.

“Estas personas vinieron, declararon, pero no señalaron a nadie”, dijo Lijo, quien definió al rol de Héctor Capaccioli como el del “recaudador financiero” para la campaña. También, sostuvo que el aporte fue “en efectivo”, que estaba probado “el vínculo entre los recaudadores y los empresarios” y que “todos los recibos fueron encontrados en la misma casa”.